Publicidad

Luke Haines, Sidecar, Barcelona (17-01-2014)

Autor: | @VerrierVictor

La manifestación en apoyo al Gamonal terminó con disturbios en las inmediaciones de la Plaza Real mientras “el eterno perdedor” desenfundaba su guitarra en la planta baja de la sala Sidecar. Luke Haines, fundador de The Auteurs y Black Box Recorder, acostumbrado a perder batallas comenzaba su concierto en el subsuelo de Barcelona dispuesto a defender su propia lucha.

Una revolución construida con canciones, con muy buenas canciones, que forman un melancólico  imaginario por el que deambula todo un Panteón privado de Rock Stars y son testimonio de “ese otro Britpop” del que a Luke por causas del destino, le tocó ser paladín.

Abrió el concierto con el tema que da título a su último disco “Rock and Roll animals”, esa psicodélica fábula mágica en la que Nick Lowe es un tejón, Gene Vincent un gato y Jimmy Pursey (vocalista de la banda de glam Sham 69) un zorro.

Sentado, acompañado sólo por su guitarra y una copa de vino (buen vino, no sabía cuál era pero le daba agilidad en las manos y en la legua como comentó al público), sin quitarse el abrigo y el sombrero, como quien está por allí de paso, fue intercalando temas de su último disco con otro con otros de tiempos ya lejanos, temas que… ¡sonaban tanto a 1993!

Y así, en un ambiente de intimidad, como un amigo que comparte sus pequeñas canciones, cercanísimo a su legión de “indies maduros” sin previo aviso  comenzó a cantar Child Psychology impresionante tema de Black Box Recorder con ese rutilante estribillo que dice “Life is unfair, kill yourself or get over it”, y lo íntimo se convirtió en mágico y durante unos instantes volvimos a sentirnos jóvenes.

Continuó con el desfile de celebridades, protagonistas de sus canciones, rindiendo pequeños homenajes a estrellas como Alan Vega (“Alan Vega says”) y otros más delirantes como cuando pidió la colaboración del público en el tema “Lou Reed”.

Y así el príncipe desterrado al que Inglaterra hizo, terminó su repertorio cantando “Future Generations” afirmando que “This music could destroy a nation” al mismo tiempo que en la calle los antidisturbios disuadían con sus golpes la manifestación.

Hubo tiempo para un bis en el que este “21nd Century man”  repitió tema y todos aullamos como animales de nuevo eso de “¡Lou Reed, Lou Reed!”.

Puede que el Rock and Roll sea un juego de perdedores, como Luke afirma, pero los que le vimos esta noche tuvimos la sensación de haber ganado.

 

To Top