Publicidad

Low, Apolo, Barcelona (27-03-2012)

Autor: | @indienauta

low2012
Desde el primer momento que ves aparecer a Low encima del escenario en una sala como Apolo, que hace siempre gala de una buena sonoridad, ya sabes, sin dudar, que vas a presenciar un buen concierto.


Saber que su setlist estará basado en su último gran trabajo C’mon (2011) pero que, por crónicas de sus otros conciertos, van a interpretar también temas de sus trabajos anteriores igual de efectivos, entonces presientes que va a ser bueno y que vas a tener la emoción a flor de piel.
Por último, no verlos en formato festival como venía siendo habitual últimamente y en primera fila (como fue mi caso) es, además, todo un lujo!!.
Recordar que a Low ya los vimos en el Auditori del Fórum PS’10 interpretando The Great Destroyer (2005) y en el PS’11 y a Retribuition Gospel Choir, el grupo paralelo de Alan Sparhawk, en el festival Cruïlla el pasado julio. Así que ya teníamos ganas de escucharlos en sala para que su sonido lo-fi (Sparhawk odia la palabra slowcore) retumbara en la sala y en nuestros corazones.   Low es una de esas bandas americanas que no han cambiado después de ocho discos anteriores y el noveno, y último, C’mon (Sub Pop 2011) y casi cerca de dos décadas desde su formación en 1993. Fieles a un directo de calidad dónde Alan Sparhawk a la guitarra, su mujer Mimi Parker a la percusión y el bajista (y teclista esta vez) Steve Garrington, vestidos de riguroso negro e iluminados por tenues focos de luz, tocaban en hora y media un repertorio de canciones emocionantes y muy bien escogidas.   Empezaron con dos temas de The Great Destroyer (2005) ‘Monkey’ y ‘Silver Rider’. Después fueron alternando temas de su último trabajo C’mon (2011) como ‘Nightingale’, ‘Try to Sleep’, ‘Witches’, ‘You See Everithin’g o ‘Especially Me’ con otras de sus anteriores trabajos como ‘In the Drugs’ o ‘Canada’ de Trust (2002), ‘Sunflower’ de Things we lost in the fire (2001) o ‘Words’ de I Could Live in Hope (1994) o ‘Shame’ de Long Division (1995). En el bis, y con A. Sparhawk algo más destensado, se permitió alguna broma y nos obsequió con tres temas más. Entre ellos la preciosa ‘Nothing But Heart’ del C’mon (2011) que aún siendo una canción larga de ocho minutos resulta radiante en directo.   El silencio del público fue impresionante. Uno no se atreve ni a respirar para no romper ese mágico momento como cuando Mimi cantaba ‘Especially Me’, ni un murmullo. Todos allí concentrados y absorbidos por esas melodías preciosas llenas de sentimiento…
Low es una de esas bandas que merecen mi admiración y respeto porque desde el momento que suben a un escenario Low no tiene que demostrar nada a nadie y refuerzan todas las razones por las que voy a verlos a actuar en directo. Porque les agradezco que cada canción sea mejor que la anterior. Porque agradezco que las vibraciones musicales del dúo vocal de Alan y Mimi entren por mis oídos y me sacudan formando una pelota en mi estómago que llegue a colapsarme hasta para aplaudir. Porque me hacen chispear los ojos y tener un nudo en la garganta. En definitiva… Por emocionarme!!!   Qué gran concierto! El mejor en lo que va del año 2012. Qué grandes Low!!!

Fotos: Meritxell Rosell

[flickr set=72157629360224258]

 

 

To Top