Publicidad

Los Punsetes + Nudozurdo + Tríangulo de Amor Bizarro, Caracol, Madrid (18-03-2009)


Con la idea de montar una "Noche Ruidosa", la Sala Caracol presentó un cartelazo: Los Punsetes, Nudozurdo y Triángulo de Amor Bizarro.


Los primeros en salir a la palestra fueron los de nombre del presentador de Redes. Tocaron sobre todo temas de su último "LP" y nos deleitaron con el chorrazo de voz de ella (y con la instrumentación del resto) en "Fondo de Armario", "Dos Policías" o la del Escorial. Se echó de menos que tocaran "Yo amo a Punset" y que estuvieran un poco más animados estos chicos, porque la verdad es que ni se miraban y parecía que estaban de mal rollo. En conjunto su concierto resultó un poco monótono, aunque, eso sí, sus incondicionales fliparon.
 

Los siguientes en aparecer fueron los también madrileños Nudozurdo, que sonaron contundentes, muy perfeccionistas y con mucha fuerza. Abrieron con su hitazo "Mil Espejos" y mantuvieron la intensidad con "Ha sido divertido", "Otra vez" o "Ganar o Perder". Con una inquietante puesta en escena que recuerda muchísimo a Joy Division por los espasmódicos movimientos del cantante a lo Ian Curtis, su sonido en directo es impecable. El único pero que desde mi punto de vista se les puede poner es que sus canciones son demasiado largas, y las tocan enteras, sin recortar un acorde... Aún así, en definitiva convencieron. Y la gente se volvía muy muy loca con "El Hijo de Dios", que tocaron casi al final.
 

Los últimos en subirse al escenario aquella noche eran los Triángulo de Amor Bizarro, grandes entre los grandes y que terminaron de llenar una sala ya de por sí petada. Nada más empezar sacaron su metralleta de temazos y sonaron sin parar "El Himno de la Bala", "Ardió la Virgen de las Cabezas", "¿Quiénes son los curanderos?", mientras el público coreaba a grito pelao aquello de "portáos bien / hijos de puta / que Jesús os mira / desde las alturas". Isa, por su parte, cantó a golpe de bajo "El fantasma de la transición", "Isa vs el Partido Humanista" y una nueva que tiene muy buena pinta. Este parejón y su baterista son la cúspide del shoegaze-noise nacional, y son un regalo para los oídos de quienes apreciamos el guitarreo a bocajarro, ese potente bajo, y esos ritmos de batería tan demoledores (¿no os vuelve locos ese ruido como de golpear contra una plancha de metal?). Pese a que tocaron todos sus temazos y algunas nuevas, dejaron al público con ganas de más. Estos gallegos en directo son pura droga. Aún así, siempre nos quedará ponernos el disco en casa y berrear ese gran consejo que es "llevar navaja siempre es conveniente".
 

Total, que fue un triple concierto de esos de los que sales con ganas de seguir botando al son de musicón potente en vivo, con ganas de que no se haya acabado todo ese ruidaco que te rodeaba, y con ganas de que programen noches así más frecuentemente. Un auténtico lujo.
 


[flickr set=72157615790360987]


 

 

To Top