Publicidad

Los Esquimales + Alberto Azul + Raúl Querido, Sala Juglar, Madrid (20-09-2012)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Los Esquimales

Lo han vuelto a hacer. Los chicos de La Fonoteca, junto con Grabaciones Azul Alcachofa, convocaron el jueves 20 en la sala El Juglar a tres formaciones a las que, una vez más, debemos de seguir la pista de forma obligatoria: tres propuestas que encajan con la filosofía de La Fonoteca, que no es otra que mostrarnos a todos lo mucho y lo bien que se está haciendo en el panorama musical español.


No importa que sea jueves, ni que la sala El Juglar se salga del minúsculo perímetro en el que, de forma errónea, creemos que se está cociendo la nueva ola madrileña. El éxito de esta convocatoria es la prueba de que el interés por los nuevos grupos no sólo no ha desaparecido, sino que está más vivo que nunca. Sólo hace falta algún que otro visionario que consiga ponerlo todo en orden y sacarlo a la luz.

Los responsables de abrir el evento en cuestión fueron Los Esquimales, la gran sorpresa de la noche: siniestros y brillantes, con un directo impecable que recuerda a los mejores Triángulo de amor bizarro - sin querer menospreciar su particular y personalísima propuesta-, y que dejaron a toda la sala a cuadros. Hasta ahora, eran pocos los que habían podido ver en directo a este dúo de reciente creación que, sin quererlo, se han convertido en los abanderados del mejor post-punk nacional, pero lo que poco que habíamos podido leer sobre ellos, hacía presagiar lo que efectivamente se confirmó como la gran promesa del rock oscuro de nuestro país. Así, con todas las letras.

Les siguió Alberto Azul, la formación más numerosa de la noche, que tampoco defraudó. Son muchos los estilos que encontramos en sus canciones, cada una de su padre y de su madre, pero todas presentan una coherencia pasmosa al pasar del tecnopop al folk, introduciendo guitarras y flautas Morricone por el camino. Una mezcla que puede arquear más de una ceja pero que funciona a la perfección. Sobre todo, en directo.

Y por fin, Raúl Querido. El auténtico showman de la noche. Un genio con un dominio escénico apabullante, que esta vez le tocó demostrar en la sala El Juglar, pero que estamos seguros, lo consigue en cualquier escenario que se le ponga por delante a la hora de defender esa canción política, atípica y vanguardista, que lo mismo se presenta en forma de rap, que de kraut, que de electrónica. Las canciones que conforman "Calma en los mercados" son una hostia refrescante a un género olvidado, dignas de ser oídas –y vistas- en directo, porque cada concierto es único e irrepetible y porque, si algo bueno tienen estos tiempos convulsos que nos está tocando vivir, es poder ver con tus propios ojos la proliferación de voces críticas tan acertadas como esta, a la que no le tiembla el pulso al servirse de la vanguardia para renovar la canción protesta. Lo necesitábamos. Y aquí está.

Fotos: Raúl Querido y Amparo Ramajo

To Top