Publicidad

Los Espíritus, Sala Caracol, Madrid (17-05-2018)

Autor:

Psicodelia ‘che’

Era la segunda vez que venían los argentinos Los Espíritus. Su rock psicodélico tiene algo que engancha, por ese buen rollo y porque mira a la tradición como aquí lo hace la banda Melange. Otro de los aciertos de la promotora Charco y en este caso bien encuadrados en el marco del ciclo Sound Isidro.

La sala Caracol presentaba una buena entrada. Abrieron el concierto Candeleros, ese combo de carácter festivo formado por un buen colectivo de músicos venezolanos, que tienen un carácter muy festivo y animado, con homenaje incluido a las Arepas.

Y salieron Los Espíritus creando densidad entre esas máquinas que desprenden humo. La banda liderada por Maxi Prietto viene recomendada y avalada por Andrés Calamaro, aunque eso no sé si es un acierto o un lastre. Calamaro estuvo presente en la primera mitad del concierto. La amistad es reciente, Maxi Prietto ha estado grabando junto a Natalia ‘Poli’ Politano (la vocalista de Sr Tomate) un disco de boleros clásicos, y en él ha colaborado Calamaro.

Presentaron la mayor parte de los diez temas que componen ‘Agua Ardiente’ (2017), pero también recuperaron canciones de ‘Gratitud’ (2015) y ‘Los Espíritus’ (2014). Resaltaron piezas preciosas melódicas como “La Crecida”, “Mares” o “Jugo”, la psicodelia de “Jesús rima con cruz” o baladas como “Perdida en el fuego”.

Su propuesta tiene pujanza a base de rock de corte psicodélico con sustancia. Y con ritmos latinos. Con esas percusiones muy andinas que le dan un punto de la tierra, huyendo de la vertiente anglosajona más canónica. Y, sinceramente, eso es un acierto. Alejarte de tus referencias y construir algo único. Sus letras cuentan historias vitales. Sin ánimo de pura trascendencia. Pero con el peso de la vida. Y con el carpe diem como prebenda.

En directo defienden bien sus canciones. Si bien peca en qué puede resultar que los ritmos siguen la misma estructura y la armonía transcurre por cierta linealidad. Pero sin duda, su propuesta resulta interesante. Una banda que sonará ideal para fans de The Doors, Neil Young, Atahualpa Yupanqui, Grateful Dead o The Seeds.

Foto: Sergio Albert

To Top