Publicidad

Lorena Álvarez y su Banda Municipal, Txintxarri, Pamplona (11-08-2014)

Autor: | @siguesiguepop

¿Cómo? ¿Que LORENA ÁLVAREZ está un lunes en medio del verano tocando en Pamplona? Pues se convierte en una cita ineludible para bajar a la capital navarra. Ni que decir tiene. La asturiana realizaba este concierto en una pequeña gira que le ha llevado estos días por el norte y que la ha visto pasar por Gijón, San Sebastián y Pamplona. Yo iba con la sospecha de que iba a ser mi primera vez que veía a esa rapaza de San Antolín en directo y que tanto bueno que había escuchado sobre ella iba a resultar demasiado. Pero no, nada en ella es demasiado. Sólo puedo aplaudir, como le pasó a Nacho Vegas.

Lorena se presentó acompañada esta vez de solamente “media Banda Municipal”, como ella misma presentó a Charli de Kiev Cuando Nieva, ya que Juan Carlos de Roldán no podía estar presente esa noche por un compromiso laboral. La primera sorpresa llegó cuando tras los múltiples acordes de la prueba de sonido decidieron que harían el concierto “a pelo”, sin micros, una decisión arriesgada dado lo llena que estaba la sala.

Simpática y parlanchina desde el minuto uno, Lorena Álvarez se metió al público en el bolsillo con sus continuas gracias y bromas sin que eso pareciera costarle mucho. ¿Que había que tirar del público para hacer coros o para acompañarles con algún instrumento? Pues ella lo pedía con todo el salero y el desparpajo de una gran artista, porque Lorena Álvarez es principalmente eso.

Empezaron ganándose a la gente con algunas canciones de “Anónimo” (Sones, 2012) para pronto pasar a la parte ‘tropical reggaetonera’ como dijo ella misma que llevó como joya esa interpretación la versión para perrear del “Himno de Ibias“, el pueblo de Lorena. Luego, se echó un poco de menos al coro en la parte que correspondía a las canciones de “Dinamita” (Producciones Doradas, 2014), así que nos vimos obligados a colaborar con alguna voz improvisada desde el público. Y en la parte final, la de los hits, pidieron que bajarán un poco la luz para tocar “La tormenta” y porque el calor que allí se acumulaba empezaba a ser inaguantable.

Atentos a esa nueva canción de esa última parte que se llama “El olmo” y que enamora ya desde la primera escucha. También hubo tiempo para un bis en el que Lorena pidió al público cuál quería que tocaran y la elegida fue “Centro de atención”, esa confesión a modo de canción que a mí personalmente me encanta. Al final, y para cerrar cayó “Café de amanecer” que quedó estupenda.

Antes, al cada vez más barcelonés y menos pamplonés Germán Carrascosa le tocó la labor de telonero en una velada que ya desde el principio de su media hora de actuación se antojaba mágica y emocionante. Esta vez su “Alegría del Barrio” se redujo a la colaboración en la percusión de Daniel Granados (Tarántula) quien contemplaba a Germán en silencio una y otra vez. Un poco de repertorio de ese reciente y recomendable “Tambor, guitarra y voz” (Discos Walden – Ayo Silver – Cofradía de la Pirueta, 2014) de entre las que destacaron “Vías de tren” y “El viejo teatro”, con esa carga emocional que Carrascosa le pone, fue lo único que pudimos escuchar de este pequeño gran genio.

 

To Top