Publicidad

La Estrella de David, Sala El Sol, Madrid (29-10-2016)

Autor:

David, el músico al que escuchan los músicos

Lo del sábado 29 de octubre en la Sala El Sol fue antológico. David Rodríguez, por muchos conocido como David Beef, es uno de los talentos del indie español más indiscutibles. Un tesoro de composiciones, de melodías, de letras, de intensidad. Gracias a la reedición de “El primer disco” por parte de Sonido Costa Verde (podéis comprarlo aquí) el otro día pudimos vivir un bolazo de La Estrella de David a lo grande.

David llegó con una banda compuesta ad hoc para la ocasión, con músicos cercanos procedentes de otras bandas: Sierra, Juventud Juché, Ornamento y Delito y Los lagos de Hinault. Músicos de formaciones variopintas con el denominador común del tocar bien y del arrojo. No sé cuánto habrá ensayado esta gente, pero sonaban como si hubieran tocado juntos toda la vida y la noche pareció un auténtico spoiler de nuevo supergrupo a la vista.

Abrió la velada ‘Madrid’, un tema de Ornamento y Delito que venía como anillo al dedo a la ocasión. Qué le gustan a David los detallitos… A partir de ahí, la hondura de ‘Tú lo tienes que saber’ se apoderó de los vellos de todos los presentes en la sala, poniéndolos como escarpias así recién empezado el recital. Como ya sucede en el disco, ‘Tremendas amazonas’ sonó dos veces, al principio y al final, en sus versiones normal (en esta ocasión muy aguitarrada) y tranqui… ‘Poyeya es Presidente’ fue una cosa muy adecuada para un sábado de investidura estafa como del que estamos hablando. Hubo versiones de los grupos de cada uno de los miembros de la banda: de Sierra la escogida fue ‘Esto tiene mucha fuerza’, de Juventud Juché ‘Dispara’, y de Los Lagos de Hinault ‘La distancia sobrante’.

También sonaron ‘La chica más guapa de España’, ‘La Catalana’ y ‘Vejaciones en la costa’, grandes ejemplos de socarronería y surrealismo puro en letras y formas. Como sorpresa para los que pensábamos que solo íbamos a disfrutar del primer disco (que se dice pronto…), del Maracaibo cayeron un montón de temas: ‘La Carretera’, ‘Anita’, ’Enrique VIII’, ‘Decathlon’, ‘Cuando te deje’ (ese susurro donde dice “estabas divina”… ay) o ‘Un último esfuerzo’. No tiene canciones malas el repertorio de La Estrella de David, así que hacer un concierto sublime no era una cosa para la que la selección de temas fuera a suponer un problema. Pop sin ataduras. Palmeos, distorsión, teclados juguetones, todo encaja en estas personalísimas creaciones.

¡Y qué entrañable es David! No había más que verle vergonzosoncillo cuando Andrea de Los Lagos de Hinault le cantó (parece que por sorpresa) la grandiosa ‘David’, la canción de amor definitiva que según leí en este extenso y recomendable artículo de Vice sobre el disco compuso él mismo para que se la cantara una novia que tenía. Una huída del escenario en toda regla es lo que hizo David, escondiéndose entre las cortinas aterciopeladas del Sol, bajándose al público abrazándose a su amigo Joe Crepúsculo, sacando un mechero para acompañar la canción como todo buen baladón se merece…

La Estrella más rock&roll

En un ejercicio de estilo comparable a cuando Astrud “rockanrollizaban” en directo sus canciones (¡qué maravilla!, ¿os acordáis?), el repertorio bello y anti-preciosista del catalán sonó desgarrador, contundente. Una ejecución feroz para lograr un sonidazo de los que hacen época. La foto general fue una Sala Sol prácticamente llena de melómanos embobados con lo que estaba sucediendo en el escenario, coreo masivo de las canciones (por suerte la mayoría de gente movía los labios sin cantar en alto, GRACIAS), y algunos pogos en la parte más cercana al escenario. Cualquier manera es buena para canalizar la energía que estábamos recibiendo desde ese concurrido escenario. Aunque aprovecho para pedir que a mí que no me pisen en los pogos, por favor.

Igual que en el mundo de la gastronomía hay restaurantes donde comen los cocineros (en Madrid el restaurante Sudestada de Estanis Carenzo es el lugar al que confiesan peregrinar un buen puñado de chefs high level), La Estrella de David es un grupo al que van a ver los músicos. Si llega a caer una bomba allí esa noche nos quedamos prácticamente sin indie español. No exagero: que yo viera no se perdieron la cita integrantes de Atencion Tsunami, los Cosmen Adelaida, Caliza, Los Lagos de Hinault (obviamente), Tigres Leones, Tulsa, Hazte Lapón, Espíritusanto, Los Punsetes, Betacam, Axolotes Mexicanos, Crepus por supuesto… Y seguro que hay muchos más a los que no ví.

Larga vida a La Estrella de David. Larga vida a reediciones como esta (gracias, Sonido Costa Verde). Larga vida a David Beef en todos sus formatos y contribuciones a la música. Gracias a todos los que hicieron posible que degustáramos uno de los conciertos del año en Madrid.

Foto: SON EG FLICKR

To Top