Publicidad

Klaus & Kinski. La 2, Barcelona (15-10-2010)

kkportadabcn

Con menos público del esperado, pero con muchas ganas, Klaus & Kinski volvían a Barcelona dispuestos a demostrar que su "Tierra, Trágalos" es uno de los mejores discos de este año. Al medio lleno de la sala había que añadir otra desavenencia, y es que Marina traía un trancazo de esos que hacen que salgan gallos a la primera de cambio, pero un par de tragos a su jarabe y la buena disposición de la banda hizo que estos problemillas quedaran en un segundo plano, pues el concierto no se resintió apenas y el espectáculo cumplió con las expectativas.


El repertorio se basó casi exclusivamente en su segundo trabajo, y como era de esperar, los murcianos dieron buena cuenta de todos los palos que tocan con una audiencia entregada. Los chascarrillos de Marina siguen siendo geniales, sin perder un ápice de ingenio, y hacen amenos esos cortos momentos entre canciones en los que se corre el riego de perder la atención.

Atacaron desde el principio con hitazos como "Brilla como una estrella" o "El Cristo del Perdón". A mitad de concierto se descolgaron las eléctricas para dar paso a una parte más acústica que se saldó con la maravillosa "El Rey del Mambo y la Reina de Saba" y "Carne de Bakunin", manifiesto a ritmo de charlestón que consiguió alguno de los primeros coros del concierto. De vuelta a la electricidad, Marina se resintió algo de su garganta, pero la simpatía de la banda consigue hacer olvidar los pequeños detalles negativos. Durante una pausa, la cantante reconoció que "Nunca estás a la altura" no le gusta demasiado, pero que como tocarían después "Rocanrolear", el mal trago se le olvidaba. En este tramo final del concierto cayó también su último single, "Forma, sentido y realidad".

Como guinda, en los bises, la ya mítica "Mengele y el amor", que no pierde fuelle por muchas veces que la hayamos oído, y la aguerrida versión del clásico dance "Ritmo de la noche", que clavan y hacen suya consiguiendo que olvides la original, pues ya es una habitual de Klaus & Kinski.

Otro gran concierto de los murcianos, otro show de una banda que tiene muy claro lo que hace y que ha conseguido ser grande en muy poco tiempo a base de esfuerzo y un talento tan inmenso como bien aprovechado.

Fotos: Henar Ortega

[flickr set=72157625251212970]



To Top