Publicidad

José González, Joy Eslava, Madrid (12-03-2009)


No cabía un alfiler en la madrileña sala Joy Eslava. Nadie se quiso perder el paso por la capital de José González, que, como ya sucediera en su anterior visita a Madrid allá por 2007, colgó el cartel de "Entradas agotadas".


La imagen era esta: él sentado en una silla, unas luces tenues y una guitarra española. Este sueco de sangre argentina, considerado como una especie de Paco de Lucía de ahora, llenó él solo el escenario con su vibrante voz, pero sobre todo con ese manejo que tiene de la guitarra, esa forma de hacerla sonar que hace que parezca que son dos los guitarristas que tocan... Desde el primer momento se hizo con el público con ese aire suyo de cercana sencillez, y por su virtuosismo musical apabullante. El concierto duró una hora justita, durante la que desgranó cortes de sus dos discos, "Veneer" e "In Our Nature". Deleitó con canciones como "Killing for love", "Cycling Trivialities", "Deadweight on Velveteen" o "Down the line". Entre tema y tema no paró de hablar en castellano con el público. Muy divertido fue el momento en que se le cayó la cejilla dentro del vaso de cerveza, y cómo lo explicaba mientras intentaba secarla sacudiéndola...
 
La velada terminó con dos bises, en los que interpretó algunas de sus inconfundibles versiones: "Teardrop", de Massive Attack; "Hand in your Heart", de la mismísima Kyle; y su ya clásica revisión del "Love Will Tear Us Appart" de Joy Division. Todo un recital del personalísimo folk que hace este artista, y todo impregnado con esa especie de contención y ternura que a mí, por algún motivo, me recuerda al rollo que evocaba el personaje Ennis del Mar en la oscarizada Brokeback Mountain.

Fotos: Ignacio Jáuregui

[flickr set=72157615362342513]


 

To Top