Publicidad

Jolie Holland, El Sol, Madrid (23-02-2015)

Autor:

El último trabajo de Jolie Holland (Wine Dark Sea”) ha supuesto un importante punto de inflexión en su carrera. Rodeada de músicos de la escena alternativa de Nueva York ha grabado un disco eléctrico, con influencias jazzies, de soul, y de blues deconstruido. Y eso es exactamente lo que presentó el pasado lunes en la sala El Sol de Madrid.

El concierto consistió en dos “sets” de poco más de media hora cada uno separados por una pequeña pausa de diez minutos. Un concierto formado casi en su totalidad por canciones del último disco, dejando a un lado la vertiente más acústica y folkie de Holland. Vino acompañada de guitarra, bajo y batería, más ella también a la guitarra. Un cuarteto compacto que no tuvo problemas en recrear los temas algo más experimentales (“I Thought It Was The Moon”), así como los de corte más clásico (no faltó la versión del éxito soul de Joe Tex “The Love You Save”). Tampoco faltó el recuerdo para el desparecido Lou Reed. “Somos una banda de Nueva York, así que es importante” decía Jolie antes de interpretar “Song for Lou Reed” de Black Ya Ya (nuevo proyecto musical del que fuera líder de Herman Dune). Y hablando de versiones también hubo tiempo para “Who Are You?” de Tom Waits (es pública la admiración mutua que existe entre ambos artistas). Justo antes la señorita Holland había pedido al respetable que dejara de hacerle fotos, debió darse cuenta de que el gesto le quedó algo “borde” porque enseguida intentó quitarle hierro al asunto con alguna broma al respecto: “estoy muy emocionada por poder cantar una canción sin ser fotografiada”, “es que es una canción del gran Tom Waits y si me distraigo la voy a estropear”. Fobias fotográficas aparte, a ratos daba la sensación de que Jolie no acababa de estar del todo a gusto (o quizás fuese solo algo de timidez), afortunadamente eso no fue impedimento para que en lo estrictamente musical todo fuera impecable.

Tras el final del segundo “set”, el grupo se retira del escenario para que a los pocos minutos Holland acompañada solo por el batería tocase un último tema a modo de bis.

Fue un claro ejemplo de que a veces el equilibrio entre experimentación y tradición es posible, y altamente disfrutable.

Eso sí, dejad las fotos para los fotógrafos.

Foto: theyedropper

To Top