Publicidad

Imperdibles San Miguel: Mogwai + Gruff Rhys, Madrid (26-10-2011)

Autor:  | Google+ | @curtillo

mogwaisonar

La noche del 26 de octubre de 2011 será recordada en Madrid por la presentación del quinto disco de Coldplay en la Plaza de Toros de Las Ventas, pero un par de miles de personas pasamos en moto de la banda de Chris Martin y nos zambullimos en el ruido y los paisajes sonoros de Mogwai y, sinceramente, creo que acertamos. La banda escocesa era consciente de que el supergrupo londinense estaba tocando a tan solo una docena de paradas de metro –como para no enterarse–, así que, un poco de coña, nos agradecieron que estuviéramos allí y no en Las Ventas. La verdad es que no creo que hiciese falta, ya que son dos grupos que no tienen nada que ver, con públicos muy diferentes.


La primera sorpresa de la noche fue la propia sala: la marca de cerveza está apostando fuerte con esta colaboración con el Primavera Sound y se han preocupado por el aspecto más técnico y las buenas infraestructuras. La sala, que forma parte del madrileño Palacio de Vistalegre, tiene la visibilidad y el buen sonido que se echa en falta en muchas salas de la capital (lo pudimos comprobar nada más llegar, porque se nos hizo tarde y solo pudimos ver, desde el fondo, media actuación de Gruff Rhys).

El líder de Super Furry Animals venía a presentar Hotel Shampoo, su tercer trabajo en solitario. El músico escocés optó por lo más difícil, y vino él solo con su guitarra y una buena ristra de cacharros con los que poder dar rienda suelta a su psicodelia pop. Por lo poco que pudimos ver, el concierto fue un intento de llevar la locura de su banda –qué recuerdos esos conciertos en los que solían disfrazarse– a su propuesta en solitario, pero sin éxito. Y es que le falta lo principal: temas redondos como los que hacía hace quince años. Con todo, pasamos un rato entretenido y, además, acabó con Shark Ridden Waters, la mejor canción de su último trabajo.

Puntuales como un reloj, salieron Mogwai ante una sala que rozaba el sold-out, dispuesta a disfrutar al máximo de la catarsis ruidosa de los de Glasgow. Venían a presentar el excelente Hardcore Will Never Die, But You Will y, por supuesto, el concierto estuvo centrado en las composiciones de ese disco que, dicho sea de paso, es uno de los mejores de este 2011.

Todos conocemos la propuesta de Mogwai, y a estas alturas la cosa no va a cambiar. Su pasión por el ruido y las atmosferas que crean con él, son de sobra conocidas; por no hablar de esos cortes en los que utilizan el efecto calma-tempestad (qué pena que se dejaran en el tintero Mogwai Fear Satan), que tan buenos momentos nos han dado. Bueno, pues con todo eso y sin hacer nada nuevo, volvieron a triunfar. Parece que su fórmula está bastante lejos de caducar, y las nuevas canciones –quizás las más comerciales que han hecho en toda su carrera– le dan un toque más fresco al concierto, en parte también porque son bastante más cortas de lo habitual y se mueven hacia otros estilos –tremendo el kraut-rock de Mexican Grand Prix– . Además, las proyecciones en el escenario de la ciudad de Nueva York te dejan como abducido (tengo que reconocer que me parece soberbia la foto de la portada de su último trabajo), y se compaginan muy bien con sus largos instrumentales.

Con más de quince años de carrera y una buena cantidad de discos, sería absurdo ponerse a recordar todas las canciones que se dejaron en el tintero. Las nuevas canciones (You’re Lionel Richie, White Noise o la espectacular y celebrada Rano Pano) cumplen de sobra su función, que no es otra que dejar al público medio sordo y con la boca abierta. Además, si de propina tocan
Bacat, Like Herod o Helicon 1, pues mucho mejor. Estuvieron más de hora y media encima del escenario, pero nos quedamos con ganas de más; y con muy pocos grupos sucede eso.

 

 

To Top