Publicidad

Howe Gelb, Teatro del Arte, Madrid (14-10-2013)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Ir a un concierto de Howe Gelb es asistir a un repaso exhaustivo de la música americana del último medio siglo. En directo, el de Tucson va más allá de las raíces fronterizas y se acerca al blues, e incluso al soul. Por no hablar de cuando colabora con artistas que poco tienen que ver con la música que practica normalmente (ahí está ese concierto con Steve Shelley que pudimos ver el año pasado en El Matadero). Lo anterior, unido a su simpatía, hace que un concierto suyo resulte atractivo para todo tipo de público; incluso para los que no son muy aficionados a ese sonido tan americano.

Su concierto en Madrid era el encargado de dar el pistoletazo de salida al ciclo de conciertos American Autumn. Patrocinado por SON Estrella Galicia y organizado de una forma exquisita por Café Pop Torgal y Houston Party, esta serie de conciertos se centra en bandas que tienen una fuerte influencia de la música americana. Por eso mismo, nadie mejor que Howe Gelb para abrir la primera edición en la capital.

El líder de Giant Sand (por nombrar alguno de sus proyectos) vino acompañado de un buen contrabajista, y dio muestras de su excelencia tanto en los temas más reposados como en los más fronterizos. Y es que el de Tucson no es el mismo cuando se sienta frente al piano, que cuando se cuelga la guitarra. Cuando le da a las teclas casi parece un Lou Reed tejano: canta arrastrando la voz, casi susurrando, e impone menos. Quizá por eso resulta más atractivo cuando agarra la púa. Aun así, alguna canción de su nuevo trabajo cayó de esta forma. Una de ellas fue The 3 Deaths of Lucky, que estará incluida en “The Coincidentalist“, el tercer álbum que sacará este año. A juzgar por el sonido de este tema y del single que ya se puede escuchar por la red, su próxima colección de canciones va hacia un rollo un tanto menos fronterizo. Digamos que tiene pinta de ser un poco el reverso del áspero y desnudo “Dust Bowl“, que sacó hace unos meses.

Ya de pie –y en continua pelea con los amplificadores, que se acoplaban constantemente–, Gelb se preocupó en sacar su faceta fronteriza: tocó canciones como Paradise Here Abouts (por supuesto, sin los coros femeninos) o We Don’t Play Tonight, donde también pisa el pedal de distorsión y se olvida de la limpieza que saca su guitarra (esa que, según él, tiene un sonido muy especial). Esta parte fue casi toda la base del concierto, ya que, salvo dos o tres más que tocó al piano y una sorpresa que vendría después, siguió por la carretera de la frontera.

Es de sobra conocida la afición de Howe Gelb por la música de raíces de nuestro país. Ha trabajado en diversas ocasiones con Fernando Vacas (acaba de grabar en su estudio), con el que montó aquella Band Of Gypsies. De ahí salió su amistad con Raimundo Amador, con el que se ha juntado unas cuantas veces encima del escenario. Y eso es exactamente lo que hizo en Madrid otra vez. El compositor sevillano acudió a la llamada de su amigo americano, y se plantó en el escenario del Teatro del Arte para hacer tres canciones con él. Entre ellas, interpretaron una muy particular versión del The House Of The Rising Sun, que sonó a gloria. Es difícil explicar lo que se siente al ver a estos dos genios encima del escenario. Su fusión de flamenco, blues y rock americano es digna de estudio. Por supuesto, al sevillano se le despidió con una gran ovación. No era para menos.

Tras esto, ya estaba casi todo el pescado vendido. Pero antes quedaba el bis. Un bis donde un Gelb que estuvo de lo más gracioso durante todo el concierto intentó entablar una conversación con el público. Según él, prefería mantener una charla con los presentes, antes que cantar otra canción. El público no estaba muy por la labor de hablar, así que nos preguntó si preferíamos una “old song” o una “new song”, si preferíamos una al piano o a la guitarra. Como no nos poníamos de acuerdo, cerró con Windblown Waltz, un tema de este año. Eso sí, toco una parte a la guitarra y otra a los teclados. Al final, todos contentos.

FOTOS: ADOLFO AÑINO

To Top