Publicidad

Hilfiger Denim Live, Sala Heineken, Madrid (27-10-2011)

Autor:  | Google+ | @curtillo

rapturefoto 

El minitour Hilfiger Denim Live 2011 regresó a Madrid con un cambio de ritmo notable: si el año pasado el plato fuerte eran las guitarras diabólicas y los sintetizadores sucios de HEALTH, este año la casa neoyorquina apostó por el dance-punk de The Rapture. En una Sala Heineken con rímel y carmín para la ocasión, el pertinente photocall en la entrada y el peregrinar de algunos rostros televisivos y de la moda, como el diseñador Carlos Díez, que no se pierde una…
A las 22:30 saltaron los jovencísimos barceloneses Cut Your Hair. Con un toque a The Drums pero sin su dominio para los estribillos pegajosos, estuvieron lastrados por problemas de sonido y los nervios. Su frontman se excusó: "Ayer se nos jodió el sampler". Pagaron la novatada. El entrante para The Rapture fueron sus compañeros de la Gran Manzana , Jessica 6, un extraño combo electrónico nacido por ósmosis de Hercules & Love Affair. En escena, el grupo está organizado por y para el lucimiento de su musa transexual, Nomi Ruiz. Enfundada en un mono de leopardo, combatió el calor con una copita de champagne. Glamour al cuadrado. En lo musical, desgranaron su álbum, See the Light, con dos momentos álgidos, ‘White Horse’ y ‘Prisioner of Love’. Quizás se echaron en falta matices en su vertiente del denominado ‘un-disco’ más allá de las sensuales cuerdas vocales de su reina. Eso sí, la sala, a reventar de público ‘arty’, disfrutó de lo lindo...
Y al fin, a la 1:30, con el recinto lleno, llegó el momento para The Rapture. Luke Jenner sigue teniendo ese aire coleguil de siempre, pese a que su nuevo álbum tras un hiato de cinco años, In the Grace of your Love, naciera en medio de un duro drama personal. No se notó. Hedonismo puro y duro. Y bailable, que para algo han vuelto a DFA. Empezaron con una pieza de calentamiento, ‘Pieces of the People We Love’, antes de soltar el primer hit para desbocar a la platea: ‘Get Myself into It’. Primera toma de contacto con el saxo infeccioso del percusionista Gabriel Andruzzi, una de las bazas fuertes del sonido del grupo, y objeto de deseo de una fan delante mía. Le lanzó una tarjeta con un ‘I Want You’ manuscrito con pintalabios rojo. Palabrita. Los grados alcanzaron su punto álgido con una tríada central lanzada sin intervalos: ‘Whoo1 Alright, Yeah… Uh uh’, la archiconocida ‘House of Jealous Lovers’ y ‘Echoes’. Soltado el arsenal más bailable, llegó otro tríptico, esta vez de temas nuevos. La cuasi-mística y lenta ‘Come Back to Me’, el segundo gran momento de la noche, el single ‘How Deep is Your Love’ (en las notas iniciales Jenner aprovechó para autografiar un CD, pieza rara en los tiempos que corren) y, de colofón, el primer corte de su nuevo trabajo, la sentida ‘Sail Away’. Jenner le dio paso con una dedicatoria dirigida a su entregado público: "A big gift from me to you". Después de cuatro años sin veros por la capital, claro que es un regalo, Luke…

 


To Top