Publicidad

Havalina, Dollshop, Sevilla (3-02-2012)

Autor: | @talibanmusic_tm

havalinasevilla
Con más de diez años de carrera y seis discos de estudio con excelentes críticas, amén de una caja especial editada por la celebración del décimo aniversario de la banda, incomprensiblemente los madrileños Havalina nunca habían tocado en tierras sevillanas. A pesar de las trabas encontradas (traslado de última hora de la Sala Malandar a la Sala Dollshop con la consiguiente desinformación y despiste de más de un posible asistente, pésimo sonido e iluminación de la Dollshop y más de dos horas de retraso), la parroquia sevillana tenía muchas ganas de Havalina. Como alguien entre el público comentó certeramente ante las risas de Cabezalí y los suyos, a eso de las doce y cuarto de la noche los madrileños comenzaban un esperado concierto, diez años y tres horas más tarde de lo deseado. 
  Con la oscura introducción previa a la contundente descarga sonora de "Desierto" y continuando con "Tu ciudad", abren el concierto con las dos primeras canciones de su último disco Las Hojas Secas (Origami Records, 2010). Primera concesión al pasado con "Sueños de esquimal" y los madrileños arrancan los primeros vítores del público. Saludos y presentaciones dejan entrever la complicidad y las ganas de los asistentes. En tierra de nadie, estableciendo nexos entre escenas tan dispares como el metal noventero y el indie, con brutales descargas de rock alternativo como "Imperfección", entre el público pudimos vislumbrar indies gafapastas, chandal metaleros y algún que otro amante de la vieja escena grunge.   El fracaso y los reproches de "Síndrome de culto" y la tenebrosa "Punto de reconciliación", dan paso al hit "Objetos personales". De nuevo los vítores entre el público, que resuenan más alto al comprobar como Havalina recuperan del pasado "A golpe de bisturí". Tras la violenta "Mordiente", Cabezalí se luce a la guitarra con "Mamut" mientras desde el público alguien grita "¡dale fuerte Manuel!". Bajando a los abismos de la desesperación, descarnándose ante nosostros, finalizan con "Desinspiración" alargándola más de diez minutos y haciéndola sonar al final con un guiño a "Killing in the name" de los míticos Rage Against The Machine. Final apoteósico en el que la guitarra de Cabezalí suena como un elefante y en el que amagan una y otra vez con un final que parece que nunca va a llegar, ante el éxtasis más absoluto que vive Javier Couceiro a la batería.   El público pide más y hacen salir a la banda que presentan una nueva canción, la adrenalínica "Viaje al sol" que formará parte del disco que en breve empezarán a grabar. Finalizan el bis con "Incursiones", en la que la banda al completo acaba tocando entre al público bajo los flashes de sus cámaras y móviles.   A pesar del excelente directo y actitud de los madrileños, se les notó muy incómodos con las condiciones acústicas de la sala, por lo que esperamos que en el futuro se resuelva esta tensión sexual no resuelta entre Havalina y sus seguidores sevillanos con otra actuación en otra sala mejor acondicionada. Fotos: Julia Sanchís

[flickr set=72157629184549451]

 

 

 

 

To Top