Publicidad

The Handsome Family, Sala El Sol, Madrid (11-10-2014)

Autor:

Algunos conocen a The Handsome Family por ser los intérpretes del tema central de la serie de televisión True Detective. Un tema (“Far From Any Road“) que se incluía en su disco del 2003 “Singing Bones”, y que tras ser recuperado para la serie les ha deparado un reconocimiento por parte del público y la crítica que seguramente ni ellos mismos hubiesen creído posible hace apenas un par de años.

Pero lo cierto es que el matrimonio formado por Rennie y Brett Sparks llevan casi veinte años en el mundo de la música y nueve discos de estudio, son cualquier cosa menos unos recién llegados. Lo que diferencia su música de otras propuestas que se han incluido (con mayor o menor acierto) dentro de ese cajón de sastre en que se ha convertido la etiqueta “Americana“, es que la pareja residente en Nuevo Méjico tiene preferencia por las historias oscuras, incluso tétricas, y dentro de sus influencias musicales están muy presentes los sonidos de los años 50 (a lo que también habría que añadir la peculiar voz de Brett, aún más grave y profunda en directo).

Vinieron a Madrid acompañados de un batería, y con ese formato de trio (con Brett a la guitarra eléctrica, y Rennie turnándose banjo y una minúscula guitarra que resultó ser un extraño bajo) dieron un pequeño repaso a su “bestiario” particular. Hubo un poco de todo. Historias sobre agujeros sin fondo (“The Bottomless Hole”),  canciones sobre sapos (“The Song Of A Hundred Toads“), sobre suicidios saltando desde el Golden Gate de San Francisco (“Weightless Again“), dedicatorias a abuelas muertas (“Down In The Ground“), un nada convencional villancico (“So Much Wine“), la historia de un gigante (“The Giant Of Illinois“), una canción sobre un lechero enamorado de la luna (“The Sad Milkman“) y por supuesto la ya mencionada y televisiva “Far From Any Road” (que en su versión en estudio suena como si Nick Cave cantara una de sus “murder ballads” acompañado por Calexico, y que en directo desgraciadamente pierde bastante).

La pareja se mostró desde el principio del concierto absolutamente encantadora, sobre todo Rennie que se esforzó en presentar cada tema en español y bromeó con la temática de las canciones (aún con aquellas que trataban de temas no precisamente divertidos).

Una Rennie Sparks que agradeció en varias ocasiones (tanto en español como en inglés) la calurosa acogida que el público que abarrotaba la sala El Sol les había dado durante toda la velada.

Mereció la pena salir de casa aún con la que estaba cayendo en la capital. “En donde yo vivo la gente cree que la lluvia no existe”, bromeaba Rennie. Pues haga fotos esta noche señora Sparks.

To Top