Publicidad

Guadalupe Plata, 8 y Medio, Madrid (10-04-2015)

Autor:

El ritmo de la calle

Lo de Guadalupe Plata es toda una vuelta de tuerca al mundo de la música. Que un grupo de rythm n’ blues en español tenga el tirón que tiene, es digno de hazaña. Una grata noticia en un país donde muchos géneros musicales pasan desapercibidos para la mayoría. Pero es que además Guadalupe Plata son auténticos y su fuerte está en el directo, donde se mueven con soltura y precisión.

Dicho esto, el viernes asistí a mi primer concierto del trío de Úbeda (Jaén). Tenía muchas ganas por todo lo que me habían dicho de su directo. Por desbarajustes de la vida llegué con el concierto empezado, llevaban unas cuatro o cinco canciones. Eso no es muy profesional por mi parte, pero a veces sucede: todos somos humanos y todos cometemos errores. Puedo deciros que enseguida enganché con el concierto y pese a perderme ese arranque inicial. Todo lo que vi fue un auténtico despliegue de buen hacer; de blues, rockabilly con toques de garaje; de historias de la calle, con sabor crudo y con fuerza.

Y es que con tres discos en su haber (el primero en 2011, el segundo en 2013 y el tercero en este 2015) y sin más argumentos y títulos que su propio nombre, para marcar personalidad  y con una fama ganada en el ring, apoyados por los medios musicales (Mondo Sonoro y Radio 3, entre otros), son una de las bandas más en forma que he visto. Sus conciertos son pura energía y desquite, el baile está asegurado. El pero es quizás que su estilo a la larga puede acabar en linealidad y repetirse, pero eso es un argumento de poco peso como para no reconocer su grandeza; porque Guadalupe Plata miran a los clásicos sin rechistar (James, Lewis, Carter y Ford, que aparecen en la ilustración de la portada de su último disco). Su registro vocal puede pecar en exceso del malditismo o de un timbre sucio, pero es que eso aporta credibilidad. Guadalupe Plata, en ese equilibrio entre clasicismo, fusión y originalidad.El arte de la calle, con todas sus historias truculentas que encajan en esas guitarras salvajes.

To Top