Publicidad

Greg Dulli, Sidecar, Barcelona (10-11-2010)

gregdullisidecarbcn

“Hace 18 años de mi primera visita a Barcelona, entonces tocamos esta canción” recuerda un Greg Dulli algo menos comunicativo que en anteriores visitas al presentar la desgarradora “Let me lie to you”. Fue en la extinta y añorada sala Garatge, al frente de unos jovencísimos Afghan Whigs, en plena efervescencia grunge y cuando obras capitales como “Gentlemen” o “Black love” todavía no eran ni un proyecto. Pero ya entonces, con un repertorio limitado en el que convivían canciones mediocres con joyas deslumbrantes de rock teñido de soul como “Turn on the water” o “Miles iz ded”, Dulli demostró el carisma, el talento para la rabia contenida, el drama y el rugido que está al alcance de pocos, muy pocos.gregdullisidecarbcn

“Hace 18 años de mi primera visita a Barcelona, entonces tocamos esta canción” recuerda un Greg Dulli algo menos comunicativo que en anteriores visitas al presentar la desgarradora “Let me lie to you”. Fue en la extinta y añorada sala Garatge, al frente de unos jovencísimos Afghan Whigs, en plena efervescencia grunge y cuando obras capitales como “Gentlemen” o “Black love” todavía no eran ni un proyecto. Pero ya entonces, con un repertorio limitado en el que convivían canciones mediocres con joyas deslumbrantes de rock teñido de soul como “Turn on the water” o “Miles iz ded”, Dulli demostró el carisma, el talento para la rabia contenida, el drama y el rugido que está al alcance de pocos, muy pocos.


Desde entonces ha grabado muchas obras, maestras y menores (ninguna mala), en solitario, a dúo con su amigo Mark Lanegan, alguien tan único como él mismo, y con su actual banda The Twilight Singers, que si bien ni pueden ni podrán escapar de la enorme sombra de los Whigs, sí pueden prolongarla en una penumbra de luces nocturnas y humo de cigarrillos.

Y hoy vuelve a Sidecar en formato de trío semiacústico, con sólo el apoyo de guitarras acústicas, chelo, violín y unos toques de piano, para repasar un repertorio de nuevo irregular; antes por disponer de tan pocas canciones, ahora por tener tantas. Pero tanto da formato o temas, cuando tras un comienzo engañosamente tranquilo Dulli hace lo que mejor sabe hacer: convertir en desgarro, sentimiento, rabia y emoción sin límites todo lo que toca. En dramático rock'n'roll en el mejor y más clásico sentido de la palabra. Una canción normal como “My Time (Has Come)” se transforma en puro fuego al pasar por la aterradoramente abrasiva garganta de Dulli, magníficamente apoyado por sus colegas de banda (entre ellos la impresionante voz de Manuel Agnelli, lider de los italianos Afterhours, y Rick Nelson de The Polyphonic Spree) y logra que no desentone al lado de algo tan insuperable como “If I were going”, la angustia de la culpa y el fantasma de la ruptura hechos música. El público se emociona por igual con nuevos clásicos como “Bonnie Brae” o antiguos como “Step into the light”. Estallan gritos cuando rescata “Summer's kiss” o “66” del repertorio de los Whigs, pero la emoción no baja con “Forty dollars” o “Teenage Wristband”. Como de costumbre, Dulli salpica con divertidos guiños el concierto, desde estrofas del “Pinball Wizard” de The Who, hasta frases del “Mother” de Danzig. Un show generoso en duración y fuerza en el que aún así quedarán en el tintero tantos y tantos clásicos.

Infinitamente mejor que la espantosamente sonorizada visita de los Twilight Singers en el Summercase y aún así no tan extraordinario como en la espectacular exhibición de genio y carisma que nos brindó hace años en la gira de “Blackberry belle”, Greg nos dejó con la promesa de volver el año que viene “y esta vez con una banda de rock'n'roll”. Con eso y, de nuevo, con el pensamiento de que si con un conjunto de canciones descompensado es capaz de hacer conciertos como éste, da verdadero miedo pensar qué podría hacer con un repertorio tan increíble como el de Afghan Whigs y apoyado por dos monstruos como John Curley y Rick McCollum. ¿Dónde hay que firmar y ante quién hay que arrodillarse para una reunión YA?

Fotos: Xou Lee Ta



[flickr set=72157625385174000]






Crónica del Sonorama Ribera 2017

Que el Sonorama Ribera 2017 es uno de los grandes eventos quedó claro en esta pasada edición... Leer más

Crónica Santander Music 2017

Santander, capital del indie. Así podríamos calificar al Santander Music Festival este año,... Leer más

Crónica del Cruïlla Barcelona Summer 2017

En su octava edición el Cruïlla Barcelona Summer 2017 que se celebra en el Fòrum de la... Leer más

Crónica doble del Mad Cool 2017

No solemos poner dos visiones de un mismo festival, pero creemos que las circunstancias que... Leer más

Ley de VIDA: Lo pequeño se hace grande

El Vida es un festival que triunfa porque la letra pequeña es lo más destacable del cartel.... Leer más

Sónar 2017: Nunca dejes de creer

Hace algunos años, concretamente a finales de 2012, los expertos en materia pronosticaban el... Leer más

Crónica del Primavera Sound 2017

Aquí tienes nuestra crónica de la pasada edición del Primavera Sound 2017 , festival que no... Leer más

Crónica del GetMAD! 2017

Los días 26 y 27 de mayo se celebró en Madrid la segunda edición de GetMad Festival , con una... Leer más

To Top