Publicidad

Gossip, Razzmatazz, Barcelona (13-072009)

Descomunal, bestial, total abrase sonoro el que ofrecieron Gossip este lunes en la sala Razzmatazz, con un vertiginoso y fulgurante arranque digno de un grupo sabedor del poder de su directo, en la línea de grupos como LCD Soundsystem o chk chk chk, que se crecen en el escenario.


Con sus riffs de guitarra similares a los planteamientos de grupos casi hermanos como The Whip, los Gossip actúan entregadísimos, pese a haber salido con media hora de retraso. Sin embargo, la diva se excusa pidiendo que les perdonen, porque tenía que ponerse una ingente cantidad de sombra de ojos y que la demora es sólo culpa suya, demostrando una vez más que va sobrada de tablas, energía y talento, por lo que el público a los diez segundos de empezar, parece que ya la han perdonado, pero es que no es para menos. Si en lugar de tener a Nic Offer, vocalista de los ya mencionados !!! (chk chk chk) le sustituyes por la reencarnación de la voz de Janis Joplin, el físico de Luciano Pavarotti en versión femenina y la endiablada energía del muñeco diábolico Chucky, ya tienes a Beth Ditto como producto resultante de la ecuación. Estos yankees tienen también mucho que agradecerle a los hermanos Dewaele, como artífices de parte de su colosal éxito y popularidad, ya que en su faceta de 2many djs, son responsables de haber propagado por todo el globo, sus bootlegs con el fantástico remix de “Standing In The Way Of Control” por infinidad de salas y festivales de todo el mundo. Y es que Beth, se atreve hasta con pasajes de Rihanna, Tina Turner o el mismísimo Iggy Pop, en un claro guiño a su irresistible vocación por el sonido punk más incendiario y festivo, dejando patente que se atreve casi con cualquier cosa gracias a su violento virtuosismo de vocalista extrema. Es un terremoto escénico esta mujer, cuya mera presencia desvía toda la atención hacia cualquiera de sus gestos o movimientos hacia el público, con saltos al foso y paseos por la pista de baile incluidos. 

Al grupo se le ve engrasadísimo, con Ditto derrochando carisma a raudales, mientras se marcan un setlist bastante completo alternando éxitos casi con connotaciones lascivas y orgiásticas, entre temas algo más sosegados y que permiten el lucimiento vocal de la cantante. El público, enloquecido como no podía ser de otra manera, es llevado en volandas, por el en este caso cuarteto yankee, hacia un final apoteósico con “Standing In The Way Of Control”. El concierto que apenas superó la hora y diez minutos, desprendió tal intensidad, que dio la sensación de haber durado mucho más. ¡Apabullantes!

 

To Top