Publicidad

Francisco Nixon, Siroco, Madrid (13-12-2013)

Autor:

No es un pasatiempo ni un capricho ni poco más: un concierto de Fran Nixon es siempre un gusto y un espectáculo. Ponerse delante del público con la sola compañía de una guitarra y un 100% de temas romántico-irónico-nostálgico-joviales no debe de ser fácil, pero en su caso parece su actividad natural, como la ducha mañanera de cualquiera de nosotros. En los últimos meses Fran ha tocado un porrón de veces en conciertos en distintas modalidades: conciertos solo; conciertos animados acompañado por el sinpar Darío Adanti; otros conciertos en los que además contaba con la colaboración de Richie; conciertos en eventitos gratis; conciertos a domicilio/BBC; como estrella invitada en bolos de colegas (véase hace pocos días con los Rusos Blancos); y, como en este caso, compartiendo cartel con algún músico afín (Pigmy). Y cuando digo un porrón quiero decir que igual hemos podido verlo 4 veces en los últimos 3 meses y seguro que me quedo corta. Hay un denominador común: siempre es un rato disfrutable, en el que la parte del cerebro que se deja llevar por la música queda a buen recaudo. Y sus temas y los de La Costa Brava están hechos del material de las cosas que nunca cansan y cuentan con los atributos que caracterizan a la belleza de las cosas simples (simpleza entendida como el equilibrio entre sencillez e idoneidad, no os vayáis a creer que esas canciones son moco de pavo).

El viernes que nos centra en el Siroco se subió a la tarima de la parte lounge (arriba) y despachó canciones míticas como si fuera la primera vez, como si algunos no tuvieran más de 10 años u otros no abordaran temas pseudo-ñoños de una forma fresca y mordaz. Ante un público que le rodeaba en silencio un poco como niños en misa o como en speaker’s corner de Londres, salieron de las cuerdas de guitarra y vocales del asturiano “El cumpleaños de Ronaldo”, “Erasmus Borrachas”, “Déjese querer por una loca”, “Bares de taxistas”, “Adoro a las pijas de mi ciudad”, “Brackets”, “Me casaré cuando me enamore”, “Nadia”, “El novio de tu hermana”, “Inditex”, “33”, “Hazte camarera”, o “Canción de regalo”.

Nueva canción: “Vacaciones en Grecia”

En el maremagnum de este repertorio cayó una canción nueva, titulada “Vacaciones en Grecia”, que habla de fantasías que ayudan a vivir que aunque no duren demasiado, de subterfugios vitales que permiten esquivar por un rato lo anodino. Un pequeño canto a las cosas básicas, al ser feliz con poco y a poner al mal tiempo buena cara, o al menos evadirse consciente y tranquilamente. En cualquier caso es una enorme alegría saber que Fran sigue activo creando creando y creando más canciones para su repertorio y para que las devoremos espero que pronto en un disco.

Dos bises fueron necesarios para conseguir que el público se quedara (más o menos) satisfecho. Fran, sonriente, escogió temas míticos de La Costa Brava: “Natalia Verbeke” y “Mujeres y Días”para el primer bis, y “Olímpicos” y “Canción de regalo” para el segundo. Sonó bien, de la tan personalísima forma a la que nos tiene acostumbrados, estuvo tan divertido como siempre: -“No entiendo mi letra, como Mariano Rajoy, así que voy a pensar qué canción tocar ahora”, comentó en un momento dado.

Contar con temas en los que lo mismo le canta a las pijas de su ciudad que a una insegura fémina con brackets que al cumpleaños de Ronaldo o a una trabajadora del mundialmente conocido emporio textil gallego por excelencia es síntoma de verbo grácil, creatividad irónica y saber hacer. Y Fran tiene eso en su mano hoy, ayer y siempre. Tan ingenioso, sin repetirse, siempre será igual… Se llama Fran y quiere que todo el mundo se haga rico. Cuenta con un nutrido grupo de fans que le quieren más que a un billete de avión a un país tropical, y con mucho proto-fan que aún no sabe que lo es que lo querría más que a un mundo mejor. Déjese mecer  los oídos por Fran Nixon, es único.

 

To Top