Publicidad

Francisco Nixon & Ricardo Vicente + Espaldamaceta, 8ymedio, Madrid (6-03-10)

franyricardo

El Ocho y Medio sigue en su afán de programar pop español del bueno, y en sábado, con un par. Esta lluviosa noche de marzo era la ocasión de ver a Francisco Nixon & Ricardo Vicente presentar el nuevo EP que acaban de lanzar, y de ver cómo les teloneaba Espaldamaceta.




La sala estaba muy a medio gas al principio de la noche, pero los que acudieron no querían perderse ni un detalle del espectáculo intimista que iba a perpetrar José Juan Gonzalez. Acompañado solamente de su guitarra, como siempre, el músico de Tarragona se dedicó a interpretar sus temas bajo una tenue luz y huyendo de los micros. Y es que el silencio era sepulcral y el grado de concentración de la gente permitió que el cantautor se dirigiera a su público directamente, sin necesidad de amplificadores. Tocó casi todos los temas de su Madera y poca luz, adelantó material nuevo que se publicará dentro de muy poquito, y brilló especialmente con su versión del Mil millones de veces de Los Planetas.

Con la sala ya más llena (aunque no del todo, que en el Nasti estaban tocando los Punsetes...) les tocó el turno a Fran y Richi. Estos dos son ya una realidad como dúo, prueba de ello es que el nuevo EP, Gloria y la belleza sureña, va firmado por primera vez por ambos. Cada uno con su guitarra, fueron tocando temas de los dos discos de Nixon, del último EP, y de La Costa Brava. La verdad es que tocaron una burrada de canciones, veinte o más. Déjame intentarlo, A cielo raso y San Fernando fueron las escogidas del nuevo, y a partir de ahí se dedicaron a gustar al público con Nadia, Banderas rojas, Me casaré cuando me enamore, Vagamos por las calles, Alumno o profesor, Inditex o la generacional Nombres y teléfonos.

Más sueltos según iba avanzando la noche, y capeando como podían los incesantes problemas de sonido, los dos músicos y amigos se iban cambiando la guitarra y el puesto en el micro para intercalar los temas de cada uno. Siempre de buen humor risueños, resulta muy agradable ver a estos chicos una y otra vez disfrutar con lo que hacen y crear esas piezas de pop tan cotidianas y tan fáciles de aplicar a nuestras propias experiencias. El público no paró de corear ni un minuto, y ya cuando empezaron con las canciones de La Costa Brava ni os cuento: "más que a un billete de avión a un país tropical..." a voz en grito al principio de Copas de Yate, cánticos sobre Natalia Verbeke, la triste historia de Vania Millán a la salida de aquel fatídico cumpleaños de Ronaldo, o "el estilo de vida tan convencional" de las pijas de mi ciudad. Momento especial fue Déjese querer por una loca, que tocaron en último lugar antes del bis en triste recuerdo a ya sabemos quién. Para el bis escogieron el himno Treinta y tres y esa versión que tanto les gusta hacer, La vida sigue igual. Como decía antes, fue un concierto completísimo, de sobresaliente, aunque por causas ajenas a ellos (pitidos de esos de taparse los oídos), tendremos que dejarlo en Notable alto. Un lujo, como siempre.

Fotos: Henar Ortega


[flickr set=72157623585920664]




To Top