Publicidad

Franc3s + Klaus&Kinski + Triángulo de Amor Bizarro, Rockitchen, Madrid (31-03-2011)

triangulomadridpopdance

La última edición de Pop&Dance, la sesión de conciertos más o menos mensual que programa con acierto Intromúsica, nos dejó la noche del 31 de Marzo la reunión de tres de los grupos más interesantes del panorama nacional. Una arriesgada pero acertada propuesta en cuanto a selección de grupos pues, aunque sí que es cierto que el sonido de Franc3s se acerca bastante al punk salvaje de T.A.B, el libre albedrío en los géneros que compone el repertorio de Klaus & Kinski (cada canción, de su padre y de su madre) no se acerca ni de lejos a nada parecido a lo que puedan hacer estas dos bandas gallegas.


Prejuicios aparte y dispuestos a quedarnos con lo mejor de cada uno, nos encontramos con un primer show bastante intenso. Los no tan debutantes Franc3s comenzaron, mantuvieron y cerraron un concierto hiperenérgico en el que repasaron lo mejor de su homónimo debut. Una hora escasa pero bien amortizada a base de potentes guitarras y distorsión que, por alguna extraña razón, no llegó a captar la atención de los asistentes. Un público demasiado parlanchín para una sala con una acústica tan deficiente como es la Rockitchen.

Este griterío se mantuvo en buena parte de la siguiente actuación, la de los murcianos Klaus&Kinski. Un grupo que suele sumar puntos en directo, por lo agradecido que resulta el salto de estilos entre canción y canción, por la variedad y calidad instrumental y, por supuesto, por las brillantes intervenciones de Marina, comentando lo primero que se le pasa por la cabeza. Probablemente desilusionados por el gallinero general y las condiciones de la sala, el grupo no ofreció todo lo que podíamos esperar los que hemos disfrutado de su directo en otras ocasiones: la voz de Marina se percibía algo desgastada , llegando a desentonar en varias ocasiones con la siempre correcta interpretación instrumental. El tracklist escogido
tampoco fue el más acertado. El reciente EP, Amor, ya nos da pistas y nos acerca a la versión más lenta e intimista del grupo. Canciones preciosas que no llegan a cuajar en directo, pero que se compensan con los ritmos más animados de su segundo disco Tierra, trágalos: Forma, sentido y realidad o Carne de Bakunin; y no tan animados, pero igualmente disfrutables, como Ya estaba así cuando llegué. En cualquier caso, su concierto estuvo correcto y las pegas que pudimos encontrar se atribuyen más a las condiciones acústicas y al escaso interés de parte de los asistentes, probablemente impacientes por la salida a escenario de Triángulo de Amor Bizarro.

Y por fin, pasadas un poco las 23.00 y recibidos con la gran ovación de la noche, aparece en el escenario el cuarteto vigués responsable del, para muchos, mejor disco nacional de 2010, Año santo. No cabe duda de lo orgulloso que se siente el grupo con este último álbum; y bien que hacen , pues a pesar de que tanto Triángulo de Amor Bizarro como Año Santo son dos discazos como la copa de un pino; éste es mucho más contundente y salvaje que su debut, que tiene bastante menos presencia en concierto. De esta forma, los gallegos consiguen equilibrar los ritmos más frenéticos de temas como Amigos del género humano con temas más pausados como Año santo. Un pelotazo tras otro que no nos dejó ni un minuto para ir al baño. Brutales.

No nos extraña nada que estén arrasando en Latinoamérica -sobre todo en México-. De lo más exportable que tenemos ahora mismo. Una suerte poder verlos de nuevo en directo, y un acierto el haberlos dejado para el final, que así te vas a casa con buen sabor de boca tras un par de actuaciones un tanto irregulares.

Fotos: Pablo Almarcha

[flickr set=72157626302129659]



To Top