Publicidad

Fiesta Está Pasando Goes Dark, Charada, Madrid (21-10-2013)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Borja Prieto y Pepo Márquez celebraban el tercer aniversario de su programa de radio “Está Pasando” y, a juzgar por el lleno absoluto de la sala Charada, la velada fue todo un éxito.

Nos habían preparado una noche de lo más oscura, y eso es lo que nos dieron M A J E S T A D y El Último Vecino (desgraciadamente, no llegamos a ver a Pan Total). Eran dos propuestas muy diferentes, pero e igual de interesantes, aunque hay que decir que el grupo catalán fue el que congregó a más público en toda la noche.

M A J E S T A D es el nuevo proyecto de Pepo Márquez (Grande-Marlaska y The Secret Society) y Jorge R, que se definen como  “el primer grupo español que apuesta por las apps como herramientas para la interpretación y composición de música”. Toda una declaración de intenciones. Lo suyo es la electrónica de guitarras limpias y, en algunos casos, se mueven hacia el post-rock. Era la primera vez que tocaban en directo con una banda (con Raúl Santos a la batería) y, salvo algún pequeño fallo comprensible, dieron un gran concierto. En apenas media hora nos dejaron una música oscura que, en los dos primeros temas, recordaba a The xx. Pero no son una copia española de los ingleses: también saben hacer rugir las guitarras y dejarnos paisajes de puro post-rock. Además, acabaron su concierto a lo grande, con un tema que fue creciendo y creciendo, hasta convertirse en una tormenta eléctrica que dejó a más de uno con la boca abierta. Prometen mucho.

Hay grupos que tienen algo que les hace grandes, en los que enseguida se ve que van a llegar lejos. El Último Vecino es uno de ellos. Solo había que ver cómo estaba la sala Charada, donde apenas cabía un alma –y eso que no había pasado ni un mes desde su última visita a la capital–. El proyecto de Gerard Alegre Dòria ha calado entre el público madrileño, que coreó y bailó todas y cada una de las canciones de su concierto. El mismo Dòria no paró de comentar lo alucinado que estaba, teniendo en cuenta que solo habían pasado unos meses desde que se había formado el grupo. Pero la verdad es que en Madrid siempre nos han gustado mucho los sonidos oscuros de los que tira Dòria. Qué más da dio el pistoletazo de salida al concierto y, aunque tuvo algunos problemas con su teclado (apenas se oía), acertaron comenzando con él. Su aire synth-pop y su ritmo bailable entran a la primera. Lástima que la parte final quedara un poco deslucida por el problema con el teclado. Más calmado se mostró en Otra vez asustado, donde dio buena cuenta de sus extraños bailes y demostró lo bien que puede quedar un silbido en una canción de pop electrónico.

El concierto tuvo varios momentos grandes, pero quizá ninguno como el que se vivió con Un sueño terrible, el hit de su debut. Y es que no es para menos, es uno de esos temas que rozan la perfección y, en directo, funciona de maravilla. El hecho tocarla a mitad de concierto podría parecer arriesgado, pero el de Barcelona no es un artista de un solo hit. Ahí está Los nuevos vecinos, donde dejó ver que los grupos españoles de los primeros ochenta son una gran influencia para él. Fue la canción más contundente de todo el concierto y, para un servidor, la mejor. Es la que se sale un poco del resto de su propuesta, y en la que demuestra que tiene un buen registro de voz. Además, es imposible resistirse a ese silbido que tiene la canción. También fueron grandes Los ángeles, su canción más pegamoide, y una frenética Tú no estás asustado, con la que cerró el concierto a lo grande. Lástima que todavía no tenga mucho repertorio y apenas tocara media hora, pero quedó muy claro que este chico lo va a petar.

To Top