Publicidad

Fiesta El Genio Equivocado: Odio París + Cosmen Adelaida + Grushenka, Sala Siroco, Madrid (17-03-2012)

Autor:  | Google+ | @curtillo

el genio madrid (cabecera)

La segunda fiesta en Madrid del sello El Genio Equivocado se saldó con un lleno absoluto. No era para menos, ya que contaba con Odio París, Cosmen Adelaida y Grushenka, tres de los grupos del sello barcelonés que más repercusión están teniendo. Además, era una oportunidad para ver qué se está cociendo en la nueva hornada de bandas indie nacionales.


Los encargados de abrir la noche fueron los jovencísimos Grushenka. El grupo de Barcelona tiene un directo potente y, a pesar de su juventud, demuestran que tienen la lección bien aprendida cuando se trata de subir a un escenario. Con The Jesus & Mary Chain y los primeros Planetas como mayores influencias, estos chicos nos recordaron a las bandas noise-pop españolas de los primeros noventa. Grupos como Automatics o Mercromina –Joaquín Pascual ha producido su primer EP– fueron los que me vinieron a la cabeza cuando sonaron temas como Feliz o Mi Estrategia Vital. Por supuesto, la banda de J está más que presente en su música y muestran esa influencia con orgullo. Su próximo single, Ese Lunar de tu Espalda, está dedicado a la banda granadina y bebe directamente de Los Planetas pre-flamenco  (esos que disfrutaban rasgando las cuerdas de sus guitarras y acababan sus canciones con auténticas catarsis de teclados). Los de Barcelona no tienen ningún problema en adaptar ese tipo de canción a nuestros días y, además, lo hacen muy bien.  También se atreven con una correcta versión del Ceremony de New Order o, para cerrar el concierto, con una versión casi bailable de La Magnitud de la Tragedia –el mejor tema de su EP–, con homenaje a Cosmen Adelaida incluido. Estos chicos prometen, y mucho.

Cosmen Adelaida jugaban en casa. No sabemos si fue por eso, pero dieron el mejor concierto de la noche. Además, fueron los únicos que lograron sacar un sonido más que decente – también es cierto que su música es más limpia–. Los madrileños son bastante más eclécticos que sus compañeros de sello, y todo el grupo tiene protagonismo encima del escenario: la teclista coge la guitarra, el guitarrista toca la batería y todos ponen su voz a algún tema. Aunque les tocaba presentar su mini-LP “7 Picos”, se olvidaron de los temas más tranquilos de ese álbum –una pena no poder escuchar la canción que le da título– y se centraron en un concierto más enérgico en el que cayeron muchos temas de sus dos maquetas. Así, pudimos disfrutar de canciones como A Todo Color, Viernes, Ishmael, Supermercado, o las más recientes Equis, Si quieres, salgo, o ese homenaje a los barrios periféricos llamado Alcobendas. Tan solo quitaron el pie del acelerador en No Soy Espiritual, un tema que recuerda a sus adorados Yo La Tengo. Buenas canciones, buen directo y presencia en el escenario. A Cosmen Adelaida no les falta de nada.

Odio París eran los encargados de cerrar la noche con ese shoegaze heredado de My Bloody Valentine (cayó una versión de When You Sleep), Ride y alguna que otra banda del C-86, que tan buenos resultados obtuvo el año pasado. La banda catalana está teniendo una carrera meteórica y, en apenas dos años y con tan solo un disco, se han convertido en uno de los grupos con los que hay que contar desde ahora. Lo malo es que en Madrid no tuvieron su noche. No lograron hacerse con el sonido de la sala hasta bien entrado el concierto, y en las primeras filas la pelota de ruido era un casi insoportable. Una lástima, ya que este concierto no hace justicia a su directo –un servidor ya les ha visto unas cuantas veces–. Al parecer, se debió más a un fallo técnico que a otra cosa. Con todo, hacia la mitad del concierto la cosa empezó a mejorar –en la parte de atrás de la sala se escuchaba mucho mejor–, y pudimos disfrutar en condiciones de temas como Infierno, Cuando Nadie Pone Un Disco o 1 de Noviembre. Un concierto emocionante, pero técnicamente mejorable.

 

Desde luego, lo que sí quedó claro es que los jóvenes vienen pisando fuerte. Hay una gran cantidad de grupos noveles que tienen mucho que decir. Eso sí, a gran parte de ellos no los conoceríamos sin la labor fundamental de sellos como El Genio Equivocado, que apuestan por este tipo de bandas. Un aplauso para ellos. 

Fotos: Julián Callejo (Zona Musical)

[flickr set=72157629637457207]

 

 

To Top