Publicidad

Festival Sudoeste: Faith No More, Zambujeira do Mar (8-08-09)



Si Mahoma no va a la montaña, nosotros nos vamos a Zambujeira do Mar (Portugal), a la decimotercera edición del Festival Sudoeste y única parada prevista de Faith No More en la península. 


Dentro de un cartel desconexo, de un festival de lo más abstracto y después de unos correctos pero insustanciales Jet, les llega la hora al Sr. Patton y los suyos de justificar el único pleno absoluto de la pista principal. 

Un paso al frente en un escenario sencillo y elegante, ataviado con un traje amarillo pálido, armado con un bastón y con más pinta del primogénito fallido del capo de la mafia, que de estrella del rock, se nos presenta el de Eureka al son de los primeros acordes de "Reunited", acertado cover para la apertura de esta gira de reunión, en la que para muchos puristas, sin embargo, faltó Jim Martin. Pero con Jon Hudson a la guitarra, y desde el momento en que las luces delataron el comienzo del concierto, Faith no More tuvo al público totalmente embrujado, tanto a los fans que guardaban su preciada primera fila con recelo desde las 5 de la tarde, como a los incrédulos que albergaban dudas sobre la puesta a punto de la banda en un momento en el que parece estar de moda el regreso de viejas glorias a cualquier 'precio'. 

Y tras la emoción de la versión de ‘Peaches & Herb’, directos a la locura. Infieles al set list del inicio de la gira en Londres y para desgracia de los incondicionales de 'The Real Thing' empieza el espectáculo directamente con 'Land of Sushine', momento en el que el frontman californiano se encarga de dar el pistoletazo de salida a modo de sirena con uno de sus juguetes favoritos, el megáfono. Ni si quiera la ausencia de ‘From Out of nowhere’ pudo bajar el listón del excelente repertorio que FNM ofreció con una solidez apabullante y en el que no faltaron detalles: Un guiño a sus anfitriones con un 'Evidence' cantado para Portugal, país que contó con el privilegio de cerrar la historia de la banda en 1998 , un ya clásico ‘Chariots of Fire’ enlazado con ‘Stripsearch’, un inesperado 'Ugly in the morning' todavía sin estrenar en lo que llevan de tour y un paseíto de Patton entre el público durante el 'Just a Man' con sombrero de paja incluído y prestando su micro al mejor postor. 

A un sonido impecable para una lección de virtuosos que después de 11 años a su libre albedrío se fusionan como si nada hubiera pasado y desafían a la perfección, sólo se le puede añadir la voz prodigiosa de Mike Patton, que como siempre, no le tiene miedo a nada cuando se sube a un escenario dejando constancia de que para él, tocar en directo es algo meramente circunstancial,  arriesgándo hasta la locura sin desentonar ni en forma en su actitud ni en fondo en su ejecución. La madurez y el liderazgo de Mr.Patton les ha llevado obviamente a sonar a su segunda etapa y a dejar de escupir de vuelta al público, entre otras de sus  típicas fechorías.

 Con un 'We Care a Lot' tocado con más ganas que en anteriores giras, se despiden 'obrigadissimos' y después de 2 tandas de bises, uno de los grupos que dejan claro que sólo los grandes pueden canalizar el paso del tiempo con tan buen gusto y tantísima calidad,  dejando marchar a su público con mucho más de lo que esperaban y a nosotros con un par de cuestiones un tanto predecibles: ¿Cuanto tiempo tendremos que esperar para poder ver otro directo como éste? Y ¿Es que los vamos a dejar marchar del continente sin traerlos a  España?

 

Fotos: Carol L. Cals y Nuria Galindo

 

[flickr set=72157622035496437]

 

 

 

 

To Top