Publicidad

Festival GetMAD!, sala BUT (Madrid, 14 y 15 de septiembre de 2018)

Autor: | @adolf_ito

Un año más se abrió la temporada de conciertos en Madrid con el GetMAD!, un festival con propuestas musicales eclécticas que tiene lugar en varias salas de Madrid (por alguna extraña razón, con el DCode siempre tengo la sensación de que es el cierre de la temporada, aunque casi coincidan en fechas los dos festivales). Quizá sea una buena idea repartir los conciertos en distintas salas con capacidades adaptadas a los diferentes grupos, pero la realidad es que se hace complicado moverse de una sala a otra, con el problema añadido de que muchos de los conciertos son a la misma hora. Por ese motivo, y porque no tengo el don de la ubicuidad, decidí en esta ocasión no moverme de la sala BUT, que es donde tuvieron lugar los conciertos que me parecían más interesantes en conjunto.

Empecé la tarde del viernes con The Kik, un grupo que hace música “nederbeat” (música beat cantada en holandés). Con atuendo típico de la época y una puesta en escena divertida, tocaron varios temas propios ante un público no excesivamente numeroso, pero entregado, y algunas versiones como los tres temas con los que cerraron el concierto: Can’t Buy Me Love de The Beatles, I’ll Be There For You de The Rembrandts y Hey Ho! Let’s Go de Ramones.

A continuación salieron al escenario Art Brut, que llevaban cuatro años sin dar un concierto, pero, por fin, tenían nuevo material que presentar. Con un sonido fresco y directo (un indie-rock con algún toque punk, que en algún momento suena a los Franz Ferdinand más movidos) y con nuevo batería que es también su manager, repasaron canciones de sus discos anteriores y presentaron cuatro temas del nuevo álbum que verá la luz este año. El público lo pasó en grande y quedó predispuesto para el plato fuerte de la noche.

Y un cuarto de hora después empezó el concierto de The Undertones, la mítica banda de punk-rock de finales de los 70 y principios de los 80, que venía a celebrar el 40 aniversario de su primer disco (aquel que, entre otras joyas, incluía el fantástico Teenage Kicks). Aunque el grupo se fue escorando con los años hacia un sonido más Motown, el show fue pura adrenalina. Paul McLoone, el cantante que sustituye a Feargal Sharkey, no tiene una voz tan particular, pero con su energía y movimientos entre el glam y Liza Minnelli hizo que la gente se lo pasara en grande. Tan en grande que los pogos se sucedieron canción tras canción como hacía tiempo que no veía (la última vez fue también en la sala BUT con el concierto de The Breeders). La noche del viernes no podía haber terminado de mejor manera.

El sábado se presentaba con tres propuestas completamente diferentes. Empecé viendo a Spectrum (Peter Kember, también conocido como Sonic Boom y uno de los miembros de Spacemen 3, acompañado a la guitarra), que interpretó varios temas de él en solitario y de Spacemen 3. No es fácil entrar en las canciones de Kember (parecen temas de Spiritualized que nunca llegan a desarrollarse), pero cuando se consigue, resulta casi hipnótico. Lo mejor de su actuación fueron, quizá, I Believe It y Big City (Everybody I Know Can Be Found Here), dos temas de la época de Spacemen 3.

Poco después aparecían Melange, una banda madrileña que mezcla la música progresiva con el folk y el rock de raíces, una mezcla que no me produjo extrañas sensaciones: a veces me parecía estar viendo una de vaqueros con las mujeres a un lado y los hombre al otro empezando un típico baile que hemos visto en muchos westerns, otras veces me sentía como viendo This Is Spinal Tap (uno de los guitarristas ayudaba mucho con su peculiar guitarra y su bigote) y otras parecían Medina Azahara pasados por el filtro de Yes. Tengo que reconocer que no logré meterme en sus canciones (el abuso del “la la la la la” tampoco me suele ayudar) y fue el concierto que menos me gustó de los seis que vi.

Po fin llegó el momento que estaba esperando, porque tengo que reconocer que la razón principal para ir al GetMAD! Era la de poder ver de nuevo a uno de mis grupos favoritos: Luna (y cuando digo Luna, digo Galaxie 500, Britta Phillips, Dean Wareham, …). Luna nunca defraudan; suenan siempre de maravilla (da gusto ver a los cuatro sobre el escenario) y, aunque el setlist pueda gustar más o menos, tienen tantas canciones buenas que siempre sale uno contento de sus conciertos. Tocaron diez temas más un bis (supo a poco), entre los que pudimos disfrutar de 23 Minutes In Brussels, Bewitched, Moon Palace, Bonnie And Clyde (de Serge Gainsbourg), Indian Summer (de Beat Happening) o el Strange de Galaxie 500 con el que cerraron otro excelente show, perfecto broche para mi GetMAD!

Fotos: Adolfo Añino

To Top