Publicidad

Eleanor Friedberger + Alberto Montero, Jamboree, Barcelona (9-02-2016)

Autor: | @Bloodbuzzedtwit

La tercera edición del ciclo de conciertos Club Alhambra Reserva 1925 tuvo su parada en Barcelona el pasado martes en la turistificada sala Jamboree, con un doble cartel de lo más apetecible. El sugerente y colorista folk-pop del músico valenciano Alberto Montero y el regreso de nuestra queridísima Eleanor Friedberger presentando su recién publicado disco New View.

Tras el muy prescindible momento de la entrevista, y ya con el recinto registrando una muy buena entrada —otra cuestión sería la “tipología” del espectador, más preocupada por el término “reserva” de su cerveza o de explicar a viva voz su experiencia del día por la ciudad condal— Alberto Montero, acompañado de una segunda guitarra —excelente, mis disculpas por no retener su nombre— tomó el escenario para repasar su más que notable último disco, Arco Mediterráneo, incluyendo diversas paradas en sus trabajos anteriores. El cantautor hace canciones emocionantes, sinuosas, dotadas de una sorprendente cualidad cinemática, que evocan paisajes, viajes y trayectos. A veces los temas alzan el vuelo gracias a sus escorzos vocales. Otras, son empujados por líneas de guitarra donde asoman tanto las influencias británicas, los sonidos luminosos made in California o los trazos psicodélicos. Tamaña amalgama de sonidos podría resultar indigesta, pero no en manos de Montero, que nunca pierde de vista la línea del horizonte, siempre refulgente y cálido pop. Ahí quedaron para demostrarlo Cuando el aire resuena, Madera muerta, Flor de naranjo o Viajeros, por citar cuatro temas que brillaron en directo y que un servidor se apuntó rápidamente. A seguir.

Cuatro preguntas de rigor y, a continuación, Eleanor Friedberger, en solitario y armada con tan solo su guitarra acústica para defender sus canciones. Le basta y le sobra. Y es que aunque sea cierto que las primeras escuchas de New View lo sitúan un peldaño o dos por debajo de Personal Record… eso no quiere decir que nos encontramos ante un álbum fallido. ¡Ni mucho menos! Simplemente es que su disco del 2013 fue uno de los mejores del año —no admito discusiones— y repetir semejante hazaña no era nada fácil. En la Jamboree algunas de esas flamantes composiciones, como Open Season, Because I Asked You o All Known Things ya empezaron a ganarnos irremisiblemente. mientras otras, como Cathy with the Curly Hair o A Long Walk, nos dejaron con la duda de si su interpretación desnuda nos convence más que sus originales versiones del recién estrenado disco. El veredicto final llegará con las escuchas, por supuesto, pero es un buen ejemplo de la magia y el magnetismo que la artista de Illinois transmite a sus composiciones en directo. Sí, somos muy fans.

Junto a las novedades, también hubo espacio para joyas como When I Knew, Stare at the Sun o una magistral I Am the Past —vellos de punta— que se convirtieron en algunos de los momentos más deliciosos del show, pese a las limitaciones del formato y los maleducados de rigor. El final, con Other Boys y un rápido regreso al escenario para cerrar con un rescate de The Fiery Furnaces, nos dejó con ganas de más. Así que esperemos que sus comentarios acerca de tocar en el Primavera Sound —parece que estuvo cerca de formar parte del cartel, que pena— y una posible fecha en nuestro país, con banda completa, para esta próxima primavera, se confirmen lo antes posible. Siempre será más que bienvenida.

Fotos: Raül Jiménez

 

To Top