Publicidad

Efterklang + Autumn Comets + The Marzipan Man, Teatro Lara, Madrid (17-11-2020)

efterklanglaramadrid

Efterklang
pueden presumir de haberse ganado, con toda certeza, dos centenares de incondicionales en la capital de España. Ambiente teatral para recibirles, cervezas entre butacas, lectura de revistas entre conciertos y escenario vestido de gala se encargaron de preparar la atmósfera propicia para una noche mágica.


Los de Copenhague salieron al escenarios a las 0.30 de la madrugada, hora impensable en la Europa septentrional, para ofrecer un concierto especial que disfrutaron por igual los asistentes (el público calló durante las interpretaciones para luego explotar en aplausos) y los artistas (hasta fotografiaron el panorama).

Su último trabajo “Magic Chairs” (2010), el primero para el prestigioso sello 4AD, era la excusa de esta gira que les pasea por Madrid, Sevilla y Lisboa, y ninguno de los presentes presentía que un trabajo plagado de buenas intenciones pero que se queda en el notable alto podría desplegarse con tanta elegancia, contundencia, parafernalia y simpatía en directo. Se notaron las tablas de una banda habituada al escenario, con una soltura y una fuerza escénica arrebatadoras.

Canciones sin estructuras claras que se alejan tangencialmente del caos. Armónicas composiciones que van arrojando intermitentes momentos de luz sin buscar nunca el cambio fácil pero tampoco el rincón incómodo.

De los ocho componentes habituales de la banda solo viajaron seis sin que por ello se notasen las bajasa (casi se agradeció la ausencia de violín cuya
omnipresencia en el álbum condena a un segundo plano otras aportaciones interesantes). Predominio de juegos vocales que, al ejecutarse con tanto acierto, evocan a los de Local Natives; maravillosos teclados (Nord, korg…); sinuosos vientos; percusión efectista doblada por el líder aportando así electricidad e inmediatez a la puesta en escena; pero sobre todo destacan las bases y la infinidad de detalles programados que sin imponerse ni delatarse tienen una presencia imprescindible. El mejor momento fue todo el espectáculo, pero si hay que elegir citaremos “I was playing drums”.

Un concierto inolvidable. Que vayan pensando en volver.

Por cierto no todo en Efterklang es Efterklang, también dirigen el sello Rumraket que tiene en su nómina a artistas europeos (Erik Levander , Taxi Taxi!) y americanos (Canon Blue). Y ojo porque Vincent Moon (uno de los gurus de la Blogotheque) y Efterklang anuncian una película conjunta llamada “AN ISLAND” para febrero de 2011. Grabada en cuatro días y con la colaboración de 200 músicos locales, familiares y niños supondrá una recreación audiovisual del delicioso entramado que ya compone ese “Magic Chairs”. En la web www.anisland.cc puede obtenerse información sobre el proyecto e incluso hacer donaciones. Nunca es tarde para el mecenazgo.

Antes comparecieron los madrileños Autumn Comets que tiene la difícil misión de defender en territorio nacional la bandera de la americana. De Wilco a Band of Horses. Apoyados en geniales guitarras, épicos momentos de violín y una soberbia batería (de las mazas a las baquetas y de las baquetas a las mazas) convencieron en lo musical pero les faltó presencia sobre todo en la comunicación con el público. Como anécdotas Lourdes (Russian Red) subió al escenario para cantar “Useless”, y se marcaron una versión de M.I.A. llevándola a su terreno.

The Marzipan Man estuvo acertadísimo a la hora de acercar al teatro el minimalismo de su puesta en escena en solitario, canciones como “Sometimes” se beneficiaron de esa impuesta desnudez. Su afeminada voz aporta reminiscencias a los cantautores clásicos de los sesenta, de los que se aleja al recurrir a los pedales de loop pero sin caer en estructuras repetitivas (“Walking Song”).

Fotos: Aurelio Rodríguez

[flickr set=72157625420497606]




To Top