Publicidad

Eels, La Riviera, Madrid (18-09-2010)

eelscroncia

No esperábamos que La Riviera estuviera a reventar para ver a un grupo como EELS, aunque al comprobar que su último álbum ha entrado en las listas españolas en un muy buen puesto, que el día anterior había llenado la sala Bikini de Barcelona y el bombazo que ha sido su libro "Cosas que los nietos deberían saber" (Blakie Books), el éxito resultaba más explicable.


EELS tienen tantas canciones buenas, que pueden hacer conciertos de lo más variado y salir siempre airosos, pero, en esta ocasión, el que firma esta crítica no disfrutó en exceso con lo que vio y escuchó la noche del sábado.

Mr E salió al escenario después de que sonara If You Wish Upon A Star (el clásico de Pinocho), vestido con un mono de trabajo blanco, un pañuelo calado hasta los ojos, unas gafas de sol y una barba casi, casi a lo ZZ Top. Comenzó sin su banda, con una steel guitar, interpretando Grace Kelly Blues, 3 Speed y End Times. Tras la introducción semiacústica, hicieron honor al nombre de la gira (Guitarsenal 2010) y comenzó el espectáculo con tres guitarras, un bajo y batería.

A Mark Everett le gusta hacer versiones de sus propias canciones, y eso es lo que hizo con una gran parte de ellas: un I Like Birds acelerado, Mr. E's Beautiful Blues mezclado con el Twist And Shout de The Beatles, etc. Pero también se dedicó a hacer versiones de temas de The Rolling Stones (She Said Yeah), de The Lovin' Spoonful (Summer In The City) o de Gershwing (Summertime). En alguna ocasión salió airoso, pero resultaba muy manido escuchar un Summer In The City que ya utilizaba Joe Jackson en los 90 para abrir sus conciertos o el tema de Gershwing calcado a cómo lo cantaba el gran Billy Stewart (vale, algunos lo considerarán un homenaje).

La banda era muy competente (Mark Oliver Everett, voz y guitarra; Rusty Loggsdon "Koool G Murder", bajo; Chet Lyster "The Chet", guitarra y steel; "P-Boo", guitarra; Derek Brown "Knuckles", batería) y uno de los momentos más entretenidos de la noche fue cuando Mr. E presentó a su banda y el batería
aprovechó para hacer un solo y cantar a la vez.

Sonaron bastantes clásicos (aunque muchos de ellos deconstruidos), temas de casi todos sus discos, varias versiones (quizá demasiadas) y, especialmente, un magnífico That Look You Give That Guy. Después de hora y media de concierto, que terminó con el bis I Like The Way This Is Going, abandonaron el escenario con el sonido de fondo de una nana.

Pudo haber sido un gran concierto.

Fotos: Adolfo Añino

[flickr set=72157625001992102]




To Top