Publicidad

The Drums, Sala Arena, Madrid (22-11-2014)

Autor:  | Google+ | @curtillo

The Drums aterrizaron de nuevo en Madrid para presentar “Encyclopedia”, el trabajo con el que el dúo de Brooklyn ha vuelto a la actualidad musical. Apoyados por un bajista, un guitarrista y un batería, Jonathan Pierce y Jacob Graham repasaron las canciones de sus tres trabajos ante un sala Arena llena a rebosar de sus jóvenes seguidores. Y es que, si The Drums no han conseguido ser un grupo grande, es por su alergia a conseguir el estrellato inmediato (hubo una temporada que dejaron de tocar su mayor hit). En Madrid demostraron que pueden dar un concierto coherente y entretenido intercalando los hits con las canciones más difíciles de sus discos. Además, Jonathan Pierce tiene carisma encima del escenario, algo que siempre es un punto a favor.

Tanto Pierce como Graham han confesado un motón de veces que son fanáticos de Kraftwerk, y en Madrid lo demostraron nada más empezar. Sólo había que ver el enorme sintetizador analógico que llevaba Graham, y que les sirvió para empezar su concierto de una forma un tanto oscura, con la minimalista ‘Bell Laboratories’. Con este comienzo dejaron claro que ya no son los The Drums de 2009, esos que arrasaron con ‘Let’s Go Surfing’. Su música ha evolucionado hacia sonidos un poco más duros y menos pop. Como prueba, esa ‘Let Me’ que tocaron a continuación, en la que las guitarras suenan más crudas y esquivas que de costumbre; o ‘Face of God’, que sonó como una apisonadora.

The Drums no estarían donde están ahora sin sus hits de pop con aires de los 50 y los 60, y es lógico que no les den la espalda. La gran mayoría de ellos están a gran altura, y cuando en un concierto de una hora y media te sueltan una lista de canciones en la que están incluidas ‘Me And The Moon’, ‘Best Friend’, ‘Money’, o ‘ I Can’t Pretend’, es imposible que no te guste lo que estás viendo. Incluso canciones menores de su discografía como ‘I Need a Doctor’, ‘Book Of Stories’ o ‘Book Of Revelation’ se contagian de esa energía que desprenden y quedan la mar de resultonas. Y eso que se dejaron la artillería pesada para el bis.

Es muy probable que ‘Forever And Ever Amen’ sea la mejor canción que han hecho hasta ahora. Ellos lo saben, y también saben que tocándola en el orden adecuado, se puede vivir uno de esos momentos de conexión entre público y grupo. Fue exactamente lo que pasó en Madrid, donde cayó la primera del bis y pudimos comprobar lo bien que sigue sonando cinco años después. Por si esto fuera poco, tras ella nos obsequiaron con ‘Let’s Go Surfing’, que puso patas arriba toda la sala. Poco más podían hacer después de esto, y para despedirse decidieron tirar hacia el rollo más intimo, con una preciosa ‘Down By Water’.

Fue un gran concierto de pop de una banda que está en un estado de forma envidiable.

Fotos: Adolfo Añino

To Top