Publicidad

Dominique A, Sala Arena, Madrid (10-06-2016)

Autor:

Dominique A tuvo que cancelar su concierto en Madrid el pasado 20 de febrero por motivos personales. En una carta escrita en un bienintencionado e imperfecto español pedía disculpas por las molestias, y prometía volver a tocar en Madrid tan pronto fuera posible. El señor Ané es un hombre de palabra y el día 10 de junio estuvo tocando en la capital, dentro del ciclo de conciertos MAD TOWN DAYS.

La única vez que había visto en directo a Dominique A fue hace casi un año, en un concierto con acceso restringido en el Instituto Francés. En esa ocasión le bastó con una guitarra y algún que otro pedal de efectos para embelesar a los allí presentes. Aun así tenía muchas ganas de ver cómo se las gastaba el francés dentro de un formato de grupo. La experiencia no pudo ser mejor.

Vino acompañado de bajo, batería, y un guitarrista que también hizo las veces de teclista cuando la ocasión lo requería.
En estudio su música está llena de matices, de instrumentación variada, de arreglos cuidados, y mezcla de estilos que siempre acaban sonando a él mismo. Inevitablemente algo de eso se queda por el camino cuando los temas se tocan en directo, pero Dominique y sus músicos supieron suplir con intensidad y sentimiento la ausencia de algún detalle sonoro que, sinceramente, no creo que nadie echase en falta. Y precisamente intensidad y sentimiento serían dos palabras perfectas para definir lo que nos ofrecieron. Un casi continuo equilibrio entre sonoridades que a ratos rozaban el noise, y un lirismo que no conoce de barreras idiomáticas. Y esa personal voz, tan potente como sutil, por encima de todo.

Como no podía ser de otra manera mucho del repertorio elegido fue de su último (y excelente) disco “Éléor”, aunque por supuesto con una discografía tan extensa como la suya hubo temas rescatados de trabajos anteriores.
Es difícil destacar momentos en un concierto sin altibajos. “Au Revoir Mon Amour” fue conmovedora, “Tout Sera Comme Avant” sonó inmensa, “Immortels” acabó con un peculiar baile, y por unos minutos el ritmo casi techno de “Le Courage des Oiseaux” convirtió la madrileña sala Arena en una “indie disco”.

Sobre el escenario Dominique A se muestra afable y cercano, esforzándose en chapurrear un poco de español para presentar algunas de las canciones. Esto, junto con unos músicos absolutamente compenetrados y un Dominique tan grande como cantante como en su papel de guitarrista y frontman, hicieron que el público ovacionara al francés de principio a fin, “obligándole” a salir dos veces de nuevo al escenario para los bises.

El público de la capital le tenía ganas, y no defraudó. Esperemos que esa peculiar “French connection” se prolongue en el futuro y podamos volver a disfrutar de su música en directo pronto.

Dominique est magnifique.

To Top