Publicidad

Dominique A, Apolo, Barcelona (23-01-10)

dominiquebcn

Dominique Ané
, ilustre cantautor francés paraba en la Ciudad Condal para presentar en directo los temas de su reciente trabajo “La musique”, el cual fue grabado por el propio artista en el estudio de su casa, pareciendo reivindicar de esta manera la necesidad de retroceder hacia los tiempos del paciente artesano intimista que todo artista o músico debería ser en la vida durante ciertas etapas creativas.


Acompañado esta vez –a diferencia de sus anteriores giras en solitario- por batería, teclado, guitarra y bases electrónicas, el repertorio del francés ganó en riqueza, profundidad, músculo y matices. Acostumbrado a verle solo sobre el escenario, recurriendo levemente a los efectos de sus pedaleras, poder disfrutar ahora de su directo en versión extendida, permitió aumentar las cotas de gozo de los asistentes hasta niveles próximos al éxtasis, a juzgar por el rictus de más de un boquiabierto y ensimismado espectador. Piezas como “Le Sens” con la que abrió su actuación, “Les Garçons Perdus” o “Qui es-tu?” todas ellas pertenecientes a “La musique” lucían más si cabe que en el propio disco y nos transportaban por ese viaje a caballo entre la nouvelle chanson, el rock alternativo y el espíritu de sólido cantautor que destila Dominique, llenando con sus furibundos gestos todo el escenario. “Hasta que el cuerpo aguante” título curioso sobretodo para el público español o “Immortels” con sus bellos fraseos, coronarían la primera mitad de un recital, de ritmo trepidante en algunos pasajes por la casi nula pausa entre algunos temas de tan distinto calado sentimental y emotivo. Ese es quizá uno de los elementos característicos de este polifacético frontman francés, que domina como pocos el arte de hipnotizar al personal con una balada, para posteriormente sacudirle la modorra con unos buenos guitarrazos y electrizarle las extremidades que casi parecen escapar a nuestro control.

Sin querer restarle méritos a Ané, es de recibo recalcar la notable aportación de uno de los músicos que le acompañan, en especial el joven guitarra que ejecuta muchos de los riffs sin error ni temor alguno, a la par que es capaz bañar la atmósfera de muchos temas con infinidad de beats surgidos de entre los mandos del sintetizador.

“L´entretemps”, la simbólica y poderosa “Le bruit blanc” y “Nanortalik” tercer corte del último disco, pondrían el broche de oro a una excelente velada auspiciada por las más altas instituciones culturales francesas con presencia en nuestro país, antes de enfilar la recta final con unos consabidos bises, que no por previsibles dejaron de ser menos celebrados. Con “Gisor”, la estremecedora e ineludible “Pour la Peau” y la catártica  “Le Courage des Oiseaux” monsieur Ané se despedía del público barcelonés y una nutrida presencia de camaradas del país vecino, hasta próximo aviso. Menudo savoir- faire, menudo conciertazo

Foto : Frank Loriou

To Top