Publicidad

Devotchka, Sala Apolo, Barcelona (08-01-2008)


El pasado 8 de enero el grupo norteamericano Devotchka  (que significa 'pequeña chica' en ruso), nos visitó por primera vez en Barcelona para presentar lo que será su nuevo trabajo titulado 'A mad and faithful telling'.


DevotchKa es un grupo muy difícil de catalogar pues utilizan una gran variedad de inusuales instrumentos en la música actual. Por este motivo ha recibido las etiquetas más dispares: folk, rock, polka o música de circo. Los americanos se dieron a conocer por ser los autores de la banda sonora de la película 'Pequeña Miss Sunshine'. Cuatro son los discos editados hasta la fecha por Devotchka, siendo su último disco “How It Ends”, editado en 2004, siendo este el más aclamado por la crítica y con el mayor atención de público han conseguido lograr gracias a sus vibrantes conciertos. Anteriormente le precedieron “Supermelodrama” [2000] con el que consiguieron involucrarse en conciertos junto con nombres tan ilustres como 16 Horsepower, Flogging Molly o Archer Prewitt, y “Una Volta” [2003] el cual fue promocionado mediante un tour junto con la fetiche y reina del burlesque Dita Von Teese. Devotchka inició la actuación con su irreconocible versión de “The Last Beat Of MyHeart” de Siouxsie and The Banshees. La sala, con una buena entrada que alcanzó los tres cuartos del aforo, se entregó desde el primer instante a esos ritmos fronterizos que instaban al desenfreno a pesar de encontrarnos a principio de semana. En su primera visita a nuestro país era obligado hacer un repaso a su discografía, además de mostrarnos alguna composición nueva como “Basso Profundo” que formará parte de su inminente cuarto trabajo de estudio. El embriagador violín y la desenfadada calidez del acordeón de Tom Hagerman marcaban la pauta de las canciones, que pasaban de lo tranquilo a lo festivo sin gran trauma para los oyentes. Lo más llamativo fue la tuba de Jeane Shroeder, que apareció en la cuarta canción sustituyendo a su contrabajo. Enorme calidad musical, gran voz la de Nick Urata, y un enorme sabor de boca que nos dejaron con muchas ganas de volver a repetir en nada que vengan de nuevo a nuestra tierra.


 

To Top