Publicidad

CSNY & Young, El Sol, Madrid (2-02-2009)


Montar un concierto con varias celebrities del indie nacional capitaneados por Jota Planetas y que se te caiga el propio Jota es una putada. La Sala Sol cerraba las celebraciones por su 30 aniversario con la formación CSNY & Young del indie español.


Un conjunto acerca del que había un hermético secretismo, y que más tarde se destaparía que eran el líder de la banda granadina estandarte de la escena independiente española junto con Nacho Vegas -Manta Ray, Eliminator Jr, en solitario-, Abel Hernández -Migala, El Hijo-, y Juan Santander -Vancouvers, Jet Lag-. Ni qué decir tiene que ante este elenco todos los indies corrieron a TickTackTicket a invertir 14€ sin pensárselo, y que la Sala colgó una vez más el cartel de Sold Out.
 
Tal y como empezaba diciendo, Jota no pudo regalar su presencia al mítico local y así lo explicaba Nacho Vegas en medio de una risa floja: "Jota es un hipocondríaco, es un poco mariconazo para estas cosas...Esta mañana se encontraba mal y no ha podido venir..."
 
En un escenario decorado a modo de un íntimo cabaret, los CSNY tocaron un total de 11 temas, entre propios y versiones de clásicos universales. Momentos a recordar fueron la versión de "All Tomorrow Parties" (Todas las fiestas de mañana), la canción dedicada a Mikel Laboa, una versión de Leonard Cohen o Miss Carrusel. Todo ante un público que estaba serio, respetuoso, pero al que le costó entrar en calor tras la noticia de lo de Jota. No obstante, era un público feligrés que se empezó a entregar justo al final del concierto, cuando Nacho Vegas cantó la inolvidable "Cielo del Norte", versión que hicieran Los Planetas del "Northern Sky" de Nick Drake.
 
Hablando de feligreses, por allí estaba el sempiterno Julio Ruiz. La verdad es que nos esperábamos más caras conocidas, pero es lo que tienen los lunes... Christina Rosenvinge tampoco se dejó caer por compromisos de agenda -se encontraba en Murcia presentando "Tu Labio Superior"-.
 
La impresión general es que la actuación se salvó por los pelos, que sonaron hondos pero que fue demasiado corto, y que justo cuando empezábamos a disfrutar de una noche en teoría especial, el concierto se acabó y nos encontramos a nosotros mismos en nuestras respectivas casas viendo el final de Granjero busca esposa... Un noche rarita, sí.

 

Fotos: Henar Ortega

 

[flickr set=72157613357854340]

 

 

To Top