Publicidad

Crystal Fighters, Sala Custom, Sevilla (18-09-13)

Autor: | @talibanmusic_tm

Después de una exitosa gira por nuestro país que arrancó el 29 de agosto en las Cuevas de Zugarramurdi y ante su inminente gira por USA, Francia y Alemania, Crystal Fighters hicieron parada en la capital andaluza para presentar su segundo álbum, Cave Rave. Y es que para aquellos que aún no lo sepan, Crystal Fighters son el hype del momento. Rodeados de toda una mitología propia, con cientos de leyendas e historias sobre la peculiar forma de vida del combo hispanobritánico, Crystal Fighters lograron hacer sold out en Sevilla. Y eso créanme, es algo harto difícil de conseguir en Sevilla.

Con media hora larga de retraso, el dj que acompaña a la banda comienza a pinchar algo de electrónica y dubstep para calentar el ambiente y a eso de las once menos cuarto, Gilbert Vierich y Graham Dickson (un gran NO a actuar sin camiseta) salen al escenario junto con un baterista, ante el delirio del público que ruge con fuerza cuando aparecen en escena Ellie Fletcher y sobre todo un alocado Sebastian Pringle, ataviado como si de un líder rastafari se tratase. Dotadas de un espíritu muy salvaje y claramente encaminadas hacia la fiesta, las canciones de Cave Rave y Star Of Love, suenan mucho más dance y punks en directo y casi el único vestigio de música tradicional vasca que queda en su discurso es la txalaparta, que Gilbert y Graham tocan de manera muy efectista en diversas partes de la actuación. Pocos grupos pueden crear tanta expectación con solo dos discos en el mercado, pero es que temas como “Wave”, “In the summer”, “Follow/Swalow”, “LA Calling”, “Bridge of bones” o “You & I”, hacen de los directos de Crystal Fighters una experiencia vibrante y llena de energía. La sala tuvo el acierto de dejar las puertas de emergencia abiertas, lo que fue un gran desahogo para los muchísimos asistentes, ya que el calor reinante era sofocante.

Con una hora exacta de actuación en la que Sebastian Pringle no cesó de dar las gracias al público sevillano por su calidez y su “locura”, Crystal Fighters hicieron un bis donde no pudo faltar “I love London” ante el éxtasis de los asistentes. Al final de la actuación, Sergio Vinadé (el concierto estaba organizado por la gente de Houston Party) se animó a subir a tocar la txalaparta con la banda.

Aunque esperábamos un poco más de su directo, el paso de Crystal Fighters por Sevilla no pasó desapercibido para nadie, aunando por una vez a modernos, indies, hipsters, curiosos y amantes de la electrónica, haciéndonos bailar y pasar una noche muy divertida.

Foto: Mariángeles Pitel

 

 

To Top