Publicidad

Crónica Sonorama Ribera 2016

Autor: | @antondj2

Que el Sonorama Ribera es una marca ya no lo duda nada, y que cada año se supera es una realidad. Festival que este año contaba con numerosos atractivos, y es que desde que tocara Raphael siempre aparece algún ilustre para dar la nota de color, así que en su ya 19ª edición ese honor recayó en Ramón Arcusa y Manuel de la Calva o lo que viene siendo el Dúo Dinámico, seguramente una de las referencias musicales de 60 y quizás el primer grupo netamente pop que se recuerde, así todo nosotros no tuvimos la oportunidad de verlos.

Llegamos viernes al festival y después de acreditarnos y asentarnos en el camping (uno de los inconvenientes que tiene Aranda es su poca capacidad hotelera, bueno más bien que el Sonorama ha alcanzado cotas tan altas de asistencia que se hace una quimera encontrar una habitación, de todas formas el camping está realmente genial y las comodidades que ofrece la organización son realmente altas).

Entramos en el recinto para comenzar con unos de los platos fuertes del viernes los británicos Kula Shaker que aterrizaban casi como una banda de culto, con 3 décadas a sus espaldas y haber crecido y resistido al empuje del brit pop. Dejaron claro el recorrido que poseen y aunque no fue un concierto realmente brillante si muy eficaz y directo, esa mezcla de psicodelia rock e indie hacen de ellos un grupo diferente, puede que eso sea lo que realmente les hizo sobrevivir entre gigantes como Oasis o Blur. Si le sumamos algún hit que salpica su discografía, consiguen que la mezcla sea más homogénea. Presentaban su último disco “K2.0″ (Strange F.O.L.K. 2016), mezclando un set con antiguas joyas donde dieron el broche final con su célebre “Hush”.

Pasamos al escenario “Castilla y León”donde les tocaba el turno a Delorentos, he de decir que les había visto en una edición del Festival do Norte donde me parecieron sosos y por momentos aburridos, así que no había depositado muchas esperanzas en ellos. Nada más lejos de la realidad, un auténtico recital, divertidos, alegres y con un sonido espléndido. Me sacaron los colores e hicieron que me retrasase en coger sitio para ver a lo que la postre sería el concierto del festival. The Hives, los suecos con Pelle Almqvist de maestro de ceremonias, se presentaban arlequinados en blanco y negro y sacaron toda su artillería, porque tienen y mucha. Son una apisonadora musical que destroza tímpanos y nos regalaron un set a base de hits,”Walk Idiot Walk”, “Go Right Ahead” o “Tick Tick Boom” sonaron como fogonazos, un grupo que cuando se sube al escenario pasa a ser una trituradora sonora.

Tras ellos León Benavente como ya los había visto recientemente (2 veces en 4 días….) decidí adentrarme en el cartel y descubrir cosas nuevas, aun así vimos comenzar su concierto para certificar algo que ya es un hecho, su directo no baja nunca de calidad, fuerza e intensidad. Paso por el Espacio Meeting Arts donde pude ver un rato a la Movida Madrilona, donde su mezcla de temas actuales y disco de los 70 fue de lo más interesante. Vamos al escenario Burgos Origen Y Destino, ahí descubro a Inuit, un grupo de electro rock al más puro Estereotypo del primer disco o los We Are Standard de “On The Floor”, divertidos y potentes. Lo mismo sucede con Love of Lesbian, comenzamos su show y aunque mejoró mucho con respecto al anterior que le había visto, me sigue dejando a medias así que regreso a la fórmula anterior y entre Kebap y caña vemos a los vallisoletanos The Levitants y su contundente indie rock para volver al escenario Castilla y León y ver cerrar a los grandes Belako. La edad puede llevar a engaño pero su música no, y su directo menos: puro músculo, energía y vitalidad.

Sigo con Trajano!, desatados, frenéticos y muy pero que muy intensos. Acabaron por los suelos revolcados con su sonido dramático y oscuro. De ahí vamos a ver a Elyella djs, con un set en el cual mezclan a la perfección los últimos temas con remixes propios con una efectiva puesta en escena. Son el mejor cierre que puede ponerse en un evento de esta magnitud, pero aun quedaba el último cartucho y ese lo gastamos con Estereobrothers, unos imperdibles del festi y así lo demostraron con su contundencia a base de grandes canciones pasadas por el filtro de sus cabezas convirtiéndolas en un baile sin control, de ahí nos retiramos, al día siguiente toca madrugar.

El sábado se presentaba entretenido duro e intenso, con un calor de justicia nos aproximamos a la Plaza del Trigo, para empezar la jornada con Amatria. Cambia mucho de verlo en directo a escucharlo en disco, es mucho más cercano y pop, realizó un directo muy alegre y bailable. Eran las 12 y al público le apetecía bailar, con incursión de Elyella Djs, en su ya conocida colaboración de “Chinches” y lanzar conffetti a la plaza que ya a empezaba a quedarse pequeña. El relevo lo cogía Modelo De Respuesta Solar,que estuvieron brillantes en la ejecución pero desordenados en la presentación, también el contraste musical con Amatria les restó bastante protagonismo y bajo un poco el ritmo.  Algo de lo que carecieron Shinova, con un estilo muy marcado rozando el rock más puro fueron un tren a punto de descarrilar, desatando toda su furia en la voz de su frontman Grabiel. Exhibieron toda su contundencia e hicieron un guiño al pasado al recordar el mítico “Resistiré” del Dúo Dinámico o el “Ni Tu Ni Nadie” de Alaska. 

Como el día anterior hubo sorpresa y aparecieron en la Plaza del Trigo Love of Lesbian, caracterizados al más puro estilo The Cure, con un concierto sorpresa, el sábado nos sorprendían con Grises, los de Zestoa ya saben lo que es triunfar en el Sonorama y esta vez no iba a ser menos. Con su nuevo disco bajo el brazo pusieron patas arriba Aranda donde en su escasa hora les dio tiempo a presentar “Erlo” (Sony 2016) y viejos temas como “Parfait”, un cierre de sábado espectacular.

Después de visitar amigos e intentar comer algo, subimos a ver a Mucho, los madrileños no defraudan y aunque les tocase abrir el escenario en el que tocaban supieron empatizar y meterse en el bolsillo a los que por allí empezábamos a deambular. Cambiamos de tercio y nos presentamos en el show de Maga, historia de indie pop de los 90, que aterrizaron en en la localidad con una colección de joyas bajo el brazo y sin muchos alardes completaron un set sensacional. Algo que también se produjo en el espectáculo de Luis Brea y el Miedo, canciones pop con clase y un concierto redondo.

Una de las cosas que no me gusta de los grandes festivales es tener que elegir, pues una mala elección puede arruinarte un concierto. Hacía mes y medio había visto a Cooper así que la opción de Perro parecía ser la mas sensata, para nada, con un sonido infernal que acabó en bronca con el técnico de sonido dio al traste con su actuación así pues nos dirigimos a uno de los conciertos mas esperados del sábado, Mando Diao. El grupo sueco acusa mucho la baja de Gustaf Norén, además de un cambio de registro en su último disco, en el que quisieron dar un golpe de efecto e introducir la electrónica. Eso revertió negativamente en su música he hizo del golpe un efecto boomerang, y el set que presentaron en el festival no estuvo a la altura. Quizás el gran concierto del día anterior de sus compatriotas también les desgastó, sea como fuere sonaron bajos, sin intensidad y aunque trabajaron el directo muy bien, fue un querer y no poder. ”Dance With Somebody” o “Gloria”siguen teniendo tirón pero lo demás no tuvo para nada la fuerza que de ellos se esperaba.

sonorama_ribera_2

Pasamos de Izal (les he visto demasiadas veces) y buscamos un rato la carpa electrónica para disfrutar de Maadraassoo, uno de los djs residentes de Razzmatazz, nos deleitaba con la infinidad de variedad musical que transporta. Luego nos espera Exonvaldes, acierto. La gente se agolpaba en el concierto de Izal y los pocos que disfrutamos del pop de los franceses ligados a la ciudad (su último disco lleva por titulo Aranda) nos encontramos con sonidos delicados que nos hicieron llevadera la espera para ver a Corizonas, que también presentaban nuevo trabajo ”Nueva Dimensión Vital” (Subterfuge Records2016). Essta vez se adentran en el castellano, lo que produce un placer enorme, pues se les ve más sueltos, más conectados y con un Vielba en estado de gracia. Nos arreglan la noche y con esa “dimensión” que les dan Yevhen Riechkalov (Trompeta) y Ruben Marron (Guitarra Acústica), les hace traspasar la frontera de la escena española y convertirlos en referencia nacional. El concierto fue de mucho músculo, fuerza y garra, algo que algunos ya empezaban a echar en falta: ”Disparando a Dar”,”Todo Va Bien” o la misma “Nueva Dimesión Vital” suenan grandiosas y efectivas, con ese sonido fronterizo que los caracteriza. Dieron para mi fue el mejor concierto del sábado, eso si no podíamos irnos sin ver a Delorean, tenía ganas de volver a verlos, y seguramente el cansancio no me permitió disfrutarlos todo lo que quisiera, aun así son garantía de éxito y eso fue realmente su concierto, un éxito. Venían con “Muzik”, un compendio de singles muy bailables que hicieron botar hasta el mas cansado, nosotros decidimos retirarnos, la edad y las largas horas hicieron mella en nuestro cuerpo, bueno y alguna que otra cerveza. Aun así la fiesta continuó de mano de Colin Peters y Ley DJ, los jóvenes lo agradecieron pues aun seguían con ganas de fiesta y eso es en lo que se traduce una sesión de estos 2 monstruos de la pista de baile.

Nos vamos con la sensación de que el Sonorama Ribera crece muy deprisa y habrá que ver como se desarrolla el año que viene, de momento este año batió record de asistencia, así que ahora solo le queda seguir creciendo y aumentando la oferta.

Fotos: Sonorama Ribera

To Top