Publicidad

Crónica Santander Music 2016

Autor: | @antondj2

El pasado 4, 5 y 6 de Agosto se celebraba otra edición del Santander Music Festival con una asistencia récord, si bien el jueves por la tarde amenazaba lluvia el tiempo fue un aliado más, también la cancelación de última hora del concierto de Bunbury contribuyó a que el ambiente se enrareciera, aun así la organización reaccionó con extrema rapidez, pero no todos lo entendieron. Nosotros no pudimos acudir el jueves pero si estuvimos el viernes, para ver como unos jovencísimos Belize abrían la jornada con un pop delicado y cristalino, la gente entraba a cuenta gotas, que comenzaba ha pillar sitio en las primeras filas, jóvenes esperando ansiosos al cabeza de cartel.

Se subían luego al escenario Novedades Carminha, mis paisanos venían con “Campeones del mundo” (Ernie Records 2016), un disco menos fogoso que el anterior pero con una producción mas cuidada. Así canciones como “Capricho de Santiago” o “Que dios Reparta Fuerte”, no llegaron a cuajar entre el público. Cuando creíamos que todo cambiaría con sus hits “Juventud Infinita” o “Te Vas Con Cualquiera”, nunca llegaron a tomarle el pulso a concierto quedando algo deslucido. Quizás el estar acostumbrados a cerrar festivales les creó una confusión en la que no pudimos disfrutar de ellos plenamente, algo similar pasó con León Benavente, seguramente la banda con mejor directo en la actualidad. Así con “Tipo D”, single escogido para presentar su segundo disco no llegaron a impactar como cabía esperar, a ellos se les veía un poco incómodos algo desorientados por lo que estaba ocurriendo, sobre todo en las primeras filas con los “Izalers” esperando a su banda favorita y ajena a todo lo demás. Esto te hace reflexionar sobre este tipo de público solo interesado en si mismo, y que no conocen ni quieren conocer nada más. Aun así León Benavente tiraron de casta y sacaron el concierto adelante cerrando con su archiconocida “Ser Brigada”, en esta si hubo algo de movimiento en primeras filas. Quizás nerviosos por la llegada de Izal, que abrían su concierto con “Copacabana”, tema que da nombre a su tercer álbum de estudio, y como era de esperar cambió la cosa, el público enloqueció, y pasó a ser un karaoke improvisado. A mi el show me pareció correctísimo, todo calculado, dando la sensación de que todo está pensado al milímetro: ese baile por aquí, este riff por allá … un grupo encorsetado, con un guión preestablecido que no deja nada al azahar. Bien engranados, con un feeling solo especial para quien conoce su repertorio, sin llegar nunca a otro tipo de espectadores. Me gusten o no, son una maquina de atraer gente a sus espectáculos, una legión de fans que les siguen ella donde vallan, un grupo hecho por y para atraer incondicionales.

Al terminar era el turno de The Sunshine Underground, la formación de Leeds es un grupo con escaso bagaje musical en nuestro país, estaban llamadas a ser una de las sorpresas del festival y atracaron con fuerza “Stars”, uno de sus singles más reconocidos daba el pistoletazo de salida, para seguir con “Comercial Breakdown” otro de sus grandes éxitos. Ramalazos de indie rock, mezclados con new wave, pero la gente no entró al trapo y esperaban a que acabase para acercarse al escenario Matusalem para ver a los dj´s y escuchar sus hits, una pena porque la banda no cesó de intentarlo sin obtener nada a cambio.

Y pasamos al Sábado donde si pudimos acudir a la sesión vermut, primero en la plaza de Machichaco a la que llegamos para la sesión de Mr. Mitsuhirato, Baywaves había terminado ya (mi lucha con el callejero de Santander fue épico). De ahí al escenario Capitan Demo de Radio 3, donde Paula Quintana conductora del programa, nos amenizó a base de hits, para dar paso a Alien Tango, banda apadrinada por la locutora que reunió una colección de singles de lo más diverso, canalizados entre la psicodelia y el rock, tan actual gracias a artistas como Tame Impala o Temples. De ahí volvemos a la Campa de La Magdalena, con un día caluroso y despejado donde la sombra era la mejor amiga, y aquí otro tanto para la organización, ya que compaginar la seguridad y la vorágine veraniega de una ciudad como Santander en pleno mes de Agosto es una labor titánica que solventaron con nota. A las 20:00h abrían las puertas del recinto y ya había jóvenes esperando para entrar, a las 21:00h tocaba La Maravillosa Orquesta Del Alcohol (no me gusta lo de la M.O.D.A, porque estos Burgaleses están aquí para quedarse), otro fenómeno fans que vivimos extrañados pues a esa hora el día anterior había escasa afluencia, pero este grupo engancha, y mucho. A diferencia de otras bandas tiene un sonido propio porque no se parece a ninguna, saca un poco de otras, y lo que es más importante poseen algo que lo que carecen otras y es que el rango de edad de sus seguidores es muy amplio, así gusta tanto a gente de 20 años como a otras de 50. Desde que empezaron a tocar su concierto fue una montaña rusa, algo que suele ser habitual, música adictiva que contagia al que está cerca y genera buen rollo y unas ganas locas de bailar y saltar. No faltaron sus éxitos como “Los Hijos De Johnny Cash”,”La Primavera Del Invierno” o “Quien Nos va a Salvar”. Tras ellos otro de los shows mas esperados y con mayor afluencia del festival, Love Of Lesbian que presentaban nuevo disco y había unas ganas enormes de saber como funcionaría en directo y la verdad es que nos llevamos una desagradable sorpresa. Si bien su espectáculo con visuales complementando las canciones eran dignas, la puesta en escena impecable, les faltó garra, chispa, parecían aletargados con el freno puesto. Con un Santi Balmes desconectado donde nunca entró en el directo, daba la sensación de que era un espectador más de su propio concierto, aun así hubo tiempo para algún viejo tema como “Alli Donde Solíamos Gritar”,”Segundo Asalto” y la jaleadísima “Club De Fans De John Boy”. Quizás sea la falta de rodaje de las nuevas canciones, del set list pero “El Poeta Halley” (Warner Music 2016), tiene mucho que sonar para empezar a encajar. Luego Miami Horror, ponía la nota internacional al sábado, una banda que llevo siguiendo hace tiempo y ganas de verlos como funcionan en directo, y ¡vaya directo!. Como el día anterior el público poco acostumbrado a cosas nuevas prefirió aprovechar para cenar, otro tanto anduvo expectante, y los de Melbourne no se anduvieron con rodeos. Sacaron todo su arsenal de electropop y empezaron a atraer poco a poco a algún que otro curioso, sobre todo cuando el bueno de Benjamin Plant se encaramó a lo alto de una torre para regocijo de los más siniestros. Ahí sonaron “Sometimes”,”Wild motion”,”Real Slow”y “Love Like Mine” con mucha actitud y descaro se ganaron a la mayoría. Con Josh Moriaty incrustado entre los asistentes, bailando y animando el show. Y si los australianos se ganaron el favor del respetable a base de actitud, lo de Fuel Fandango fue absolutamente indescriptible. Cristina Manjón es una auténtica bestia encima del escenario, se cenó ella sola todo Santander, una verdadera lección de fuerza y poderío invadió las primeras filas y pasó a ser el mejor concierto vivido de los 3 días, muy de largo. A estas alturas que decir, ya que tanto las canciones de “Fuel Fandango” (WMG 2011) o “Trece Lunas” (WMG 2013) son dignas antecesoras de “Aurora”. El concierto acabó siendo esa mezcla de fusión tan particular que sale de tanto de las mentes de “Nita”como de Alejandro Acosta, dejando un cierre espectacular donde sonaron una tras otra:”Shiny Soul”,”Always Searching” y “Salvaje”, un broche de oro a una gran actuación.

El cierre del festival lo daban Yall, los catalanes se subían al escenario con sus inseparables gafas de sol y con su espectáculo de visuales y música electrónica, donde traían una buena carta de presentación bajo el brazo pero ni de lejos estuvieron a la altura, un estilo que funciona maravillosamente en Francia o Alemania pero que aquí no acaba de encajar, por eso muchos a los 15 min de haber empezado decidimos que era hora de retirarse para descansar, y prepararse para otra nueva edición el año que viene.

Foto: Enrique López Santiago

To Top