Publicidad

Crónica del Gijón Sound 2016

Autor: | @antondj2

El pasado 15, 16 y 17 de Abril se celebró otra edición del Gijón Sound, y si hay algo que destacar es la propuesta musical. Un crisol de estilos mezclados de la mejor manera a lo largo de 3 días, en los que la música cogió el testigo y afloró en los muchos emplazamientos de distinta índole. Desde la Plaza de Ayuntamiento el sábado por la mañana, a la iglesia de La Laboral, pasando por el teatro Jovellanos, acabando en salas como el Albeniz o el Casino.

El viernes el encargado de dar el pistoletazo de salida eran Tindersticks, el lugar escogido el teatro Jovellanos. Bien secundados por Thomas Belhom, que actuó en calidad de telonero.

A eso de las 20:45 saltaba a escena la banda de Nothingam, con una solemnidad propia del concierto que iban a ofrecer. Un concierto que se podría definir como intenso, con un sonido impecable y la voz contundente de Stuart A. Staples, fue todo un alarde de intensidad, vigor y energía desplegada. En la que el público se vio sumergida durante las más de hora y cuarto que duró su concierto. Presentaban su 11º disco “The Waiting Room, el mejor preámbulo a lo que nos quedaba por ver.

©PedroRodriguez_NiñodeElche

Y salimos a toda prisa para no perdernos nada, llegamos rápido al Casino, estaba a punto de empezar Niño de Elche, y nadie quiso perdérselo. Ni Nacho Vegas que también era otro de los asistentes de lujo del concierto, Francisco Contreras que es como se llama fue uno de los triunfadores del año pasado con “Voces del Extremo”. Un proyecto arriesgado donde se fusiona flamenco, electrónica y poesía, todo eso mezclado con su portentosa voz, que usa como si de un instrumento más se tratase. Estuvo a la altura que se esperaba, con sus letras irónicas se metió al público en el bolsillo.

Poco antes de que acabase su espectáculo y comenzase el de Fasenuova, salimos rápido dirección al Albeníz, estaba actuando Airbag, entramos con su concierto ya iniciado y ya había un ambientazo en la sala. La banda cuenta con un gran número de fans que se hicieron oír, cantando y bailando sus canciones, un buen prólogo para lo que venía después, el plato fuerte del día. Puntuales saltaban los Flamin´Groovies, aunque tardaron un poco en iniciar su concierto, parecieron tener algún que otro problema con el sonido. Un show que se pasó a ser 2, ellos solos y otro con Roy Lonely, que les acompañaba 3 fechas. Tras un comienzo irregular fueron in crescendo, con unos espectadores entregados, fueron cayendo sus grandes éxitos. A mitad de recital saltaba Roy Lonely para dar mayor énfasis en los sonidos mas crudos y descarnados de la banda, dando pie a que casi fuese otro concierto lo que estábamos presenciando, y que pese a sus más de 5 décadas encima del escenario, los de Cyril Jordan desplegaron todo su arsenal para cerrar un viernes memorable.

©PedroRodriguez_FlaminGroovies

Ya pasada la 1 de la mañana para los que aún no tenían bastante la fiesta continuó con diversas fiesta paralelas a lo largo de la ciudad en distintos lugares hasta bien entrada la madrugada.

Al día siguiente madrugar, el día era de infarto y las 12:00 de la mañana ya volvía a dar inicio una jornada maratoniana. Vyot y Proyecto Sol arrancaban la sesión vermut, y entre concierto y concierto seguían los eventos paralelos: que si un desfile, que si una entrega de premios …. para a las 14:30h más o menos saltaban Papaya. La banda madrileña lució un gran sentido del humor, a parte de dar uno de los mejores conciertos del festival, estuvieron divertidos y mordaces. A esas alturas el público era de lo más variopinto, el que fuera gratis ayudaba y era gracioso ver a los abuelos moviendo sus pies al compás del sonido o a los nietos en frente al escenario escuchando atentos, quizás una nueva hornada de próximos festivales.

©PedroRodriguez_Papaya

Era hora de ir a comer, y prepararse para lo que quedaba, y se exhibió alguien que estuvo muy presente y había dado una tregua la noche anterior: la lluvia.

Todos los locales llenos, y a las 18:00h empezaban lo conciertos, esta vez en una capilla y James Rhodes en una iglesia, pero con el viento y la lluvia, decidimos no coger el coche y refugiarnos en alguno de los conciertos que se dieron por el centro de la ciudad. Así caímos en el bolo de Tigre y Diamante, una banda local que hace poco que ha iniciado su andadura, y he de decir que me sorprendió, batería y guitarra para dar un recital de música surf, esperando a que arreciara el tiempo un poco y poder dirigirnos a ver a Fogbound y Feedbacks.

Llegamos a tiempo, y el concierto anterior sirvió de preámbulo para lo que empezaba. Feedbacks uno de los mucho grupos en los que está inmerso Angel Kaplan (The Cynics, Peralta) o Pibli (Doctor Explosión, The Cynics), su música es un alegato a los sonidos de los 60. Después llegaron Fougbound, otra de la bandas en las que Pibli no se bajó del escenario, fueron los ganadores del concurso del Euroyeye de hace 2 años, y dieron cuenta de un concierto lleno de psicodelia, sonido retro, un vistazo las mejores bandas sixty.

©PedroRodriguez_Berri Txarrack

Acabado, nos quedaba una duda, subir a ver a Berri Txarrak o esperar al cierre. Nos animamos a subir a verlos, con el concierto ya comenzado, volvemos a ver una gran afluencia de público. Los vascos como es habitual en ellos estuvieron contundentes y aplastantes, con una puesta en escena impecable. Cuando aún no había acabado salimos para el cierre, nos espera en el Casino Captains y Belako, tenían el honor de dar el broche de oro al sábado. Los gijoneses estuvieron muy intensos, con Fee Reega en una lucha encarnizada con su voz, toques de post punk encabezaron su set list.

A eso de las 12:00 Belako, gozan del beneplácito de los asistentes, que esperaban su función con ansia, y no decepcionaron. De la mano del colectivo “Artistas en Ruta”, presentaban su segundo disco”Hamen”(Mushroom Pillow 2016). Un concierto potente con Cris Lizarraga como cabeza visible, bien secundados por Los hermanos Billelabeitia, y la contundencia de Lander a la batería. Gente bailando, cantando y sudando sus canciones, esperando con ansia su archiconocida cover de Nina Simone que se negaron a tocar, hasta que la insistencia del respetable acabó por ablandarlos.

El domingo la fiesta de cierre se celebrará en el Patio de la Favorita otro de los grandes colaboradores del festival. Aries, el Chico Biónico, Adolfo Sputknik, como maestros de ceremonias, pero nosotros ya no estábamos para mucho y el viaje de vuelta era muy largo.

El Gijón Sound sigue creciendo, y a pasos agigantados, por lo que ya estamos impacientes en saber con que nos sorprenderán el próximo año.

Fotos: Pedro Rodríguez 

To Top