Publicidad

Crónica del Cruïlla Barcelona Summer 2017

Autor:

En su octava edición el Cruïlla Barcelona Summer 2017 que se celebra en el Fòrum de la capital catalana, abrió sus puertas el viernes 7 de julio con los abonos de tres días agotados así como las entradas de la jornada inaugural viernes 7 de julio. Este buen ritmo de la venta de las entradas confirma y consolida al Cruïlla como un festival de referencia que cada año intenta elevar el nivel con una excelente selección de bandas que atrae a un público diverso.

El primer día DORIAN WOOD ofrecía el primer concierto enfundado en un apretado vestido rojo que marcaba toda su voluptuosidad, lo mismo que su voz al piano interpretando con intensidad su disco ‘Xalá‘ de este 2017. A la misma hora YOSSOU N’DOUR y sus ritmos africanos irrumpían en el escenario Time Out con ‘7 Seconds’, himno ya para la posteridad que lo catapultó a la fama.

Subiendo las gradas arriba se llegaba al escenario Cruïlla Enamora dónde ANI DiFRANCO, aún a pleno sol, reivindicaba a favor de los refugiados y demostraba su talento después de diecinueve discos en su haber. A continuación TWO DOOR CINEMA CLUB actuaban en el escenario Estrella, creadores de hits bailables y predecibles empezaban a conferir ese aire tan festivo característico del Cruïlla donde uno se lo va ‘a pasar bien’.

Ya anocheciendo bajo la luna llena en el Fórum, THE LUMINEERS y su folk-rock-indie un poco mainstream, no tuvieron el gancho necesario para retener la atención de los presentes que aprovecharon ese momento para buscar un amigo o acercarse a comer algo. Y ya llegaba el momento JAMIROQUAI con un Jay Kay algo mayorcete porque la edad no perdona. Apareció enfundado en un chándal, algo de barriguita y un poco tieso debido a su recién operada hernia. Se movía de un lado al otro del escenario mientras accionaba en su guante el interruptor que dirigía las luces de su casco-sombrero con alas de colorines. Hizo todo lo posible por estar ahí cuando todos temíamos una ausencia del cabeza de cartel, cosa que se le agradece, y los fans escuchaban ‘Cosmic girl’ o ‘Canned heat’ entonado con la misma voz inalterable a pesar de los veintitantos años de esos hits. Y ya el bailoteo se convirtió en Fiesta Mayor cuando los surafricanos DIE ANTWOORD arremetían con energía y estenografía en el escenario grande. El Cruïlla era una rave enloquecida de público deseoso de electrónica rapera que coreaba la voz hiriente y aguda de Yo-landi en ‘I Fink U Freeky‘ y sus bailes desenfrenados a lo largo de todo el amplio escenario sin apreciarse el mínimo jadeo (ejem…sonido pregrabado?).

Así nos fuimos a casa en la primera jornada regresando el sábado 8 de julio, que se hizo más transitable ya que las entradas no fueron un sold out como el día anterior.

EXQUIRLA, o puntualicemos: EL NIÑO DE ELCHE recitando saetas con hondo sentimiento y el acompañamiento a la música de TOUNDRA, descargaron una dosis de original cante flamenco psicodélico. Peculiar estilo a primera hora de la tarde bajo un sol de justicia y eso que amenazó truenos y llovió a lo largo del día. Después elegía el escenario de BENJAMINE CLEMENTINE, que tan grato recuerdo me había dejado en las otras dos ocasiones que pude verle y ahora me decepcionaba con el ataque de idiotez enfadado con el público que, sentado a las gradas, no le daba la gana de bajar a pleno sol para verle. Prefiero la humildad y la concentración a la que me tenía acostumbrada. Aún así logró centrarse en sus nuevas canciones presentadas con un coro, batería y guitarra que le acompañaba hasta que otra vez perdió el norte alargando el estribillo de su último tema y el añadido de una ridícula coreografía final. Rápidamente volví arriba dónde LITTLE STEVEN & THE DISCIPLES OF SOUL había ya empezado. El renombrado guitarrista Steve Van Zandt, que acompaña a Bruce Springsteen, tiene mucho de esa música rockera del Boss que todos ya bien conocemos pero en versión personal. Una banda de 15 músicos y las tres sexy-coristas que se movían sensualmente dieron color al escenario en la franja rock-pop-blues del Cruïlla.

Otra vez abajo y se preparaba ya RYAN ADAMS. Todo lo que se nos fue vetado al público fan de Barcelona durante tantísimo tiempo, nos ha sido finalmente recompensado con creces. Fue un concierto sublime, poderoso y lleno de rock, riffs y melodías que puede decir más o menos pero unos temas de siempre que recuerdan la genialidad del señor Adams que, en directo, fue más que correcto y se lució dándolo todo a pesar de la fama de ‘rarito’ que lleva encima. Creo que fue la mejor actuación del Cruïlla y con la que más disfruté. Desde luego genio y figura.

Como fotógrafa de Indienauta entraba en el foso de los míticos PET SHOP BOYS. Rarito Chris Lowe, ordenaba no colocarse delante de él y solamente era permitido tomar fotografías del lado de Neil Tennant. Lo mejor fue ver rugir al público con un tema de 1986 como ‘West End Girls’ cuando muchos de ellos hace 31 años atrás… todavía ni habían nacido. Eso es tener mucho mérito. Show, espectáculo, luz, color, siempre presentes en festivales y… Que viva los ochentas.

THE PRODIGY ya era la recta final. A las 2.00am empezaron fuerte el setlist porque entrar con un tema como ‘Smack My Bith Up’ definía cómo iba a seguir el ritmo del resto del concierto. Apabulladores con dosis punk, hardcore electrónico y rave bien directo a la vena … para cerrar la jornada bailando desenfrenadamente y quemar toda la cerveza tomada.

El domingo 9 de Julio el Cruïlla cerraba con la actuación de la francesa JAIN popular gracias a un hit que acompañó la campaña televisiva de un importante centro comercial, en un ambiente familiar y festivo. A remarcar la larga cola debido al exhaustivo chequeo de seguridad porque acudían niños al festival, lo considero admirable y opino que debería ser así siempre (no sólo porque hayan niños entre el público) debido a los últimos acontecimientos que han ocurrido en otros conciertos a nivel internacional.

Fin de la edición Cruïlla 2017 y felicitando a sus creadores esperamos disfrutar de buena música en su novena edición. El festival va tomando posición en ser la cita de Julio ineludible en el Parc del Fórum.

Fotos: Txell 

To Top