Publicidad

Crónica del Cruïlla 2014

Autor:

La asistencia a las dos primeras jornadas, cifrada en 36000 personas, supone un salto cuantitativo que hizo que las colas en los servicios fueran una constante y dada la no superposición de la mayoría de espectáculos, la afluencia en cada uno de ellos fue multitudinaria, aún sin llegar a la masificación del Primavera Sound. El escenario Time Out fue en este sentido un oasis, excepto quizás para los más concurridos shows de SELECTER y TINARIWEN.

Este edición ha cambiado la asignación del escenario principal Estrella Damm y el segundo Deezer intercambiándolos . El eclecticismo ha continuado siendo protagonista del cartel, en principio menos atractivos que las dos últimas ediciones, pero que a la postre han supuesto un aumento de la asistencia.

VIERNES 11

ANGUS & JULIA STONE: Abrieron el escenario Deezer con el sol aún apretando, los hermanos Julia y Angus y su folk rock de raíces americanas. Julia cantando y a la guitarra acústica y Angus a la guitarra eléctrica acompañados por una competente banda, que nos mecieron con su armonías, recurriendo también a la electricidad y la pedal steel en varios temas. Sonaron “A Heartbreak“, “Paper Aeroplane” y versionaron a Cindy Lauper con “Girls Just want To Have Fun”, a The National con ”Bloodbuzz Ohio“ y hasta se atrevieron con la banda sonora de Grease con ”You Are The One That I Want”.

DAMON ALBARN: En el escenario principal (enmarcado en una ingente cantidad de cajas de cerveza Damm) Damon fue secundado por una banda multirracial donde destacaba el bailongo bajista, con sombrero de ala ancha y pantalones cortos y el batería, asi como el coro femenino que dio aires góspel a algunos temas. Presentaba su álbum “Everyday Robots” de aires menos festivos que en sus facetas como líder de Blur y Gorillaz. Bajo el murmullo constante de las conversaciones, sus temas más intimistas como” Hollow Ponds”, dieron paso a los de Gorillaz (“Tomorrow comes Today”, “Kids with Guns“), The Good , The Bad & The Queen (“Kingdom Of Doom”) y de Blur, en una recta final donde alternando el piano y la melódica y muy comunicativo , contentó a sus fans con “Out Of Time”, “All your Life”, “Strange News From Another Star” y “Clint Eastwood”.

Ante el declive del britpop Damon Albarn sigue reinventándose abriéndose a otras sonoridades y ritmos .

BAND OF HORSES: Se cayeron del cartel dela edición de 2013 del Primavera Sound, pero esta vez si los pudimos disfrutar en el Parc del Forum, con el escenario Deezer casi al completo . La entonación de la voz de Ben Bridwell con tendencia a la épica, las guitarras eléctricas y el órgano y teclados acercan su country rock a sonoridades indies y les hace algo reiterativos. Eran los más interesantes de esta jornada y, con las salvedades expresadas, no decepcionaron. Alternaron baladas, medios tiempos y temas más rockeros. Sonaron canciones de sus primeras épocas como “The First Song“ y “Weed Party“ y “The Funeral “ con el que se despidieron. No olvidaron temas más recientes como “Laredo”. Se les vió entusiasmados con la audiencia, por sus comentarios durante los 75 minutos en escena.

TINARIWEN: En el escenario Time Out aparecieron los tuareg de Mali, ataviados con sus túnicas y turbantes y con el rostro semicubierto. Sus guitarras eléctricas y la batería de calabaza nos llevaron al trance con sus letanías y su blues del desierto. Cruzándose sonoridades blues (de Chicago o el Mississippi ) con sus cánticos, crearon un clímax del que fue difícil sustraerse. No vino tampoco esta vez su líder, pero la mayoría no lo echó en falta.

SÁBADO 12

VALERIE JUNE: rastas y vestido rojo apareció, la cantante de Tennessee. Con una voz entre el folk y el soul, con su guitarra acústica y sus dos banjos (al mas pequeño lo llamaba Baby ) fue una de las revelaciones del festival. Sus casi 75 minutos en el escenario Time Out fueron pura delicia.

JOHN BUTLER TRIO: Otra de las revelaciones fue el australiano John Butler que en formato de poderoso trio me recordó al Ben Harper de los orígenes. Una parte de su actuación se solapó con la de Valerie June y cuando accedí al escenario Deezer su potente rock con raíces blues inundaba el ambiente. Luego se embarcó en un extenso tema “Ocean “con el solo a la guitarra de doce cuerdas, donde demostró su dominio del instrumento. Maravilla como hacía sonar la guitarra acústica con el dedal como si un eléctrica se tratara en el tramo final de su apreciable show.

JACK JOHNSON: La energía que desplegó John Butler la echamos a faltar en el hawaiano Jack Johnson, que repetía en el festival pero en escenario distinto. La algarabía se repitió en el escenario principal y dado el volumen y su música de sonoridades acústicas no permitía seguir su actuación en condiciones. Se sucedieron “Good People”, “Fake”, pero los 45 minutos después de un extenso tema (el mejor hasta aquel momento) decidí trasladarme al escenario Time Out .

THE SELECTER: El ska festivo y enérgico de SELECTER, (supervivientes del sello Two Tone) fue un revulsivo y su concierto adictivo. Con Pauline Black y ArthurGaps” Hendrickson , al frente una sección de viento poderosa y un teclado martilleante, su show fue de lo mejor de la jornada y la elección justificada. Sus 80 minutos en escena no tuvieron desperdicio, incluyendo un bis de 24 minutos donde recrearon “Too Much Preasure” con una extensa presentación de la banda. Antes habían sonado “On The Radio” y “James Bond” a cual más refrescante.

IMELDA MAY: Me perdí casi la primera mitad de la actuación de la irlandesa Imelda May en el escenario Deezer. Es más disfrutable en salas pero no desmereció ante la multitudinaria audiencia, sumergiéndonos en su personal rockabilly, con algunas incursiones en baladas que quedaron deslucidas por el griterío.

MACkLEMORE & RYAN LEWIS: A pesar de su condición de cabeza de cartel , su hip hop comercial no me seduce, así que posiblemente no le presté la atención debida. Aún así reconozco que su puesta en escena fue espectacular y colorista.

EMIR KUSTURICA & THE NO SMOKING ORQUESTRA: La música balcánica de bodas y funerales del músico y director de cine Emir Kusturica nos hizo participes de su festiva propuesta, con particular presencia del violín. Invitó al escenario a varias féminas que se sumaron a la fiesta siguiendo sus instrucciones. Interesante, pero la reiteración de esquemas se llega a agotar en los 90 minutos de su concierto.

JAZZANOVA featuring PAUL RANDOLPH: Su funky en la línea de unos Kool & The Gang (menos festivos y menos jazzy en directo de lo que su nombre indica) cerró el escenario principal ante una parte del público ya agotado.

Fotos: Meritxell Rosell

 

 

To Top