Publicidad

Crónica del BIME Live 2017

Autor: | @antondj2

La última semana de Octubre se celebró en Bilbao otra edición más del BimePro y BimeLive; el primero enfocado a festivales, promotores, artistas y demás gente de la industria musical y cultural, donde además de conferencias, reuniones y presentaciones, el miércoles y jueves en las salas de Bilbao actuaron artistas de diversos estilos y procedencia, así nosotros tuvimos que elegir (cosa que no gusta nada) y la elección era difícil, por ejemplo The Limiñanas o Aj Davila y nos decantamos por los primeros. Creo que di en el clavo, había una buena entrada en el Kafé Antxokia, ofreció un concierto intenso en el que nos sorprendió las desnudez de la batería. Difícil describirlos o clasificarlos, garaje psicodélico podría ser una buena etiqueta y durante una hora nos sumergimos en sonidos densos y acordes penetrantes, fue una gran decisión que además ayudó a que nos quedáramos en la sala para ver otros compatriotas suyos, esta vez los parisinos Agar Agar,el dúo de electrónica  hicieron acto de presencia en el escenario con una propuesta diametralmente opuesta a la anterior; comenzaron un poco tímidos, adormilados y fueron subiendo de intensidad hasta finalizar rompiendo tímpanos.

Al día siguiente después de una jornada muy larga e intensa volvían los conciertos, esta vez si teníamos claro lo que queríamos ver The Limboos, que también inauguraban los conciertos en sala, esta vez en La Ribera. Los madrileños sacaron todo su arsenal de Rhythm & Blues, toque de mambo, pinceladas de soul, en definitiva toda una coctelera de sonidos, con cierto toque exótico, donde había una nutrida asistencia de público. De allí me dirigí al Backstage, quería confirmar lo que vi hace unos año en el festival Nordestazo, que Agarophobia ya son una realidad, aunque ha menguado la formación, de cinco han pasado a cuatro, pero las sospechas se confirman son un autentico vendaval. Presentaban su segundo disco, más duro y cerca del stoner pero sin perder frescura, actitud y garra. Estuvieron soberbias, un grupo muy a tener en cuenta.

El viernes arrancaba el BimeLive y como la noche anterior el planning lo teníamos hecho a las 19:00H aparecían Rural Zombies, el grupo de Zestoa presentaba disco. Son una de las referencias de la nueva hornada de grupos vascos, predecesores de bandas como WAS, Grises o Delorean, son la nueva esperanza del electropop en el Pais Vasco, necesitaron poco más de media hora para enganchar al público y lo hicieron mezclando sus nuevos temas como “Etheral” con canciones anteriores como “Golden“, sacaron un concierto muy compacto aunque nos supo a poco. Pablo Und Destruction sonó áspero, intenso e íntimo o al menos esa era su intención (tuvo que repetirle al técnico de luces que las bajase de intensidad). Demostró que su primer disco ha quedado atrás, ahora ha derivado en sonidos mas duros y aun faltando un integrante (el bajista por enfermedad) siguió con el poderío instrumental intacto.

Que Ride son una referencia del Shoegazing es un hecho mas que contrastado, han regresado después de dos décadas con nuevo trabajo “Wheather Diaries” (Wichita,2017). Vuelven con mas fuerza, además con Erol Alkan a la producción, exploran con sintetizadores e instrumentos virtuales, esto les da otro aire, canciones como “All I Want” o “Lannoy Point” resonaron cristalinas en el BEC.

Marcado en rojo teníamos el calendario para ver a Einstürzende Neubaten, el art rock elevado a lo máximo, con un Blixa Bargeld sublime, oscuro e imperial. Concierto con mayúsculas, intensidad controlada, sin duda el mejor concierto del festival. Aún noqueados con el espectáculo que acabábamos de ver cambiamos de escenario para ver a otros veteranos que siguen dando mucha guerra Orbital. Son y siguen siendo bandera en el nacimiento de la electrónica de los 90, los hermanos Hartnoll subieron los decibelios con una puesta de escena futurista. Para finalizar nos quedamos un rato para ver a Kiasmos ¿Quizás su último concierto? (corren rumores de separación) eran los encargados de cerrar la noche en cuando a conciertos y su electrónica mas ambiental nos sumió en un estado de trance que nos vino genial para retirarnos a dormir.

Ya al día siguiente y después de descansar toda la mañana acudimos temprano ya que teníamos ganas de ver a Polock, el grupo valenciano acaban de publicar nuevo disco con un tema “Oh I Love You”que realmente nos fascina. En la entrada del festival hicieron las delicias de la gente que comenzaba a llegar al recinto, con algún que otro problemilla de sonido fueron sacando como pudieron el show. Atacamos el BEC para ver a Delorean y su particular homenaje a Mikel Laboa (nunca había escuchado al artista vasco). En su versión más electrónica (ni la guitarra, ni el bajo, ni la batería estuvieron presentes) y aún con una escenografía mas cuidadosamente minimalista e íntima, me parecieron planos e insulsos. Decidí ir a ver a BNQT, el supergrupo integrado por miembros de Midlake, Travis, Grandaddy, Band Of Horses y Franz Ferdinand e hicieron las delicias de muchos fans de sus bandas de origen con versiones de “Sing”,”Hewlett´s Daughter” o “A.M. 108” y hasta se atrevieron con “Revolution” de The Beatles, con gran Ben Birdwell como director de orquesta nos trasladaron casi al pasado con su folk-pop plateado.

Franz Ferdinand es una de las bandas con mas bagaje en nuestro país, acumuladores de multitudes y llena estadios, había ganas de verlos con nueva formación (Nick Maccarthy se fue a su nuevo proyecto Manuela) y también con nuevo teclista. Su próximo disco gira un poco mas a la electrónica,”Lazy Boy” fue su primer pelotazo y de ahí siguió con varios hits más, ”Do you Wanna” no se hizo esperar y aunque con muchos altibajos (nos hizo perder algo de interés) pudieron salir indemne de la situación.

Quedaba los mas duro, en la entrada ya avisaban que el show de The Prodigy no era apto para todos. Con una espectacular iluminación que hacia casi imposible distinguirlos entre humo y destellos, no escatimaron en hits todos y cada uno de ellos puso patas arriba el recinto sin dejar nada en el tintero. Más tarde Vitalic, en su versión Dj, con un atrezzo futurista y una iluminación propia de “Encuentros en la Tercera Fase” supo canalizar todo ese espíritu techno que tienen la mayoría de sus actuaciones, con maestría fusionó tres de sus singles mas famosos”My Friend Dario”,”Poison Lips” o “Waiting For The Stars”, un gran cierre para una gran evento.

To Top