Publicidad

Cosmen Adelaida + Doble Pletina, La [2] de Apolo, Barcelona (13-09-2014)

Autor: | @Bloodbuzzedtwit

La nueva temporada, o el año natural, que dirían los añorados La Buena Vida, empezó por todo lo alto el pasado sábado en La [2] de Apolo con un doble cártel nacional difícilmente superable: Doble Pletina y Cosmen Adelaida. Para quién escribe, dos de las mejores propuestas que podemos disfrutar por estos lares. ¡Juntos!

¿La excusa? Una inmejorable. La presentación “oficial” en directo de La Foto Fantasma, el discazo de Cosmen Adelaida y una apuesta segura cuando se acabe el año y nos pongamos como obsesivos-compulsivos-maníacos a confeccionar las listas de los mejores discos del 2014 en nuestro país. Y como la ocasión lo merecía, la primera nota positiva llegó de la mano de la excelente entrada registrada en La [2]. Así sí.

Y eso pese a que Doble Pletina, encargados de abrir la noche, les tocó lidiar con ese mal endémico de nuestras salas de conciertos. Me refiero, claro está, a las cotorras, tan abundantes como exasperantes. Nunca entenderé porqué los más allegados a las bandas son, con demasiada frecuencia, los más ajenos a la música. Pero en fin, ni por esas se pueden empañar canciones como Artista Revelación, Hacer Algo, Te Guste o No o la simplemente memorable Terco. Luego, al acercarse el final de su actuación, ahondaron en sus primeros himnos pop, como Música para Cerrar las Discotecas o Cruzo los Dedos. Himnos pop creados para gritarlos en la intimidad… o en compañía de afines minorías —igual que he dicho lo de los parlanchines hace un momento, que agradable es corear al unísono una de sus certeras, íntimas, inteligentemente divertidas letras—. Dentro de unos años dedicaremos retrospectivas a estos orfebres del arte de contar y cantar canciones.

A continuación les tocó el turno a los madrileños Cosmen Adelaida que dieron, acorde con su primer largo, un concierto sin fisuras. Arrancando con un trío de ases incontestable compuesto por El Parque, Si quieres, salgo y la genial traca new wave Familia/Trabajo no puedes fallar. Y si además eres capaz de no distraerte por el —ejem— singular bailarín que necesita medio kilómetro para satisfacer su desmedida expresividad corporal, es que te va a salir una noche redonda.

Siempre guiados por el pulso de Elisa Pérez en la batería —somos muy fans y queremos oírla cantar más, que intrigante, brumosa y nocturna es Dormancia— y dominando el arte de hacer que las guitarras aúllen, acaricien o aturdan a su voluntad, las canciones de Cosmen son como una nube de tormenta siempre a punto de descargar. Absorben una imparable amalgama de sonidos “de aquí y de allá”, lo condesan todo y lo hacen estallar en apenas tres minutos. No hay paraguas que resista el chaparrón. En menos de una hora pasamos del noise melódico de la Fantasmaja al pop de pegada directa de Viento de Invierno. Del sinuoso after-punk de Copenhague al garaje sin maquillaje de Jo, qué noche. Y aunque menos kraut ante la ausencia de teclista en Barcelona, al furioso pepinazo rock que es Becerro de Oro, con la que cerraron su show por todo lo alto. Lo dicho, gran inicio del año natural con dos grupos que nadie debería perderse.

Fotos: Rafa Piera

 

To Top