Publicidad

Corazón + Single, La [2] de Apolo, Barcelona (13 – 11 – 2010)

singleconciertobcn

El pasado sábado fue uno de esos días en los que el don de la ubicuidad se hacía más que necesario en Barcelona. Coincidían en la misma noche Vampire Weekend, The Drums y, en representación de nuestro indie, Single y Corazón. Y a pesar de la dura competencia, estos últimos consiguieron llenar La [2] de Apolo sin problemas, hecho que Teresa agradeció varias veces durante la actuación.


Pero antes de que los vascos hicieran su entrada, tocaba a los teloneros ir calentando el ambiente. El directo de Corazón guarda un as en la manga que nunca falla: tanto Carlos como Nando tienen voces prodigiosas, así que tan solo con una guitarra acústica consiguieron llenar el escenario con sus juegos vocales y sus dramáticas tonadas de desamor. Cayeron "Jugando con el corazón", "Vestir santos", una versión de Mocedades, otra de Nuestro Pequeño Mundo... vamos, reivindicando la canción melódica sin ironías. Entre tanta tristeza musical, los interludios fueron hilarantes, con Carlos pletórico y Nando apostillando desde su silla. Aclarando que no era una canción sobre Dios, cerraron su show con la maravillosa "Nuevo futuro", que en formato acústico adquiere un aire menos religioso y más clásico que la versión producida por Ibon Errazkin.

Con el escenario vacío, no tardó en sonar "Monólogo interior", la canción instrumental que da nombre al álbum de Single. Salieron Ibon (con una peluca muy rara) y Tito Pintado (sin parar de bailar) y Teresa se hizo de rogar, arrancando una ovación inmediata. Sabiendo lo difícil de su propuesta, decidieron comenzar sobre seguro y se hicieron, seguidas, "Honey" y "Señor Invierno", más movidas que nunca, para seguir con temas más calmados de su nuevo disco para volver a pisar el acelerador del baile con "Gracias a la vida", esa versión ultraoptimista de la melancólica canción de Violeta Parra. Tras "Oda a los negros", repasaron en clave acústica las canciones más complicadas de "Monólogo interior": "Chinese white", "Miau" y "En el restaurante", con la audiencia ya totalmente conquistada, que atendió como si de una misa se tratara ante la alegría de la cantante, que contó que en Madrid les había sido imposible hacerlas porque el público habla mucho. Los aplausos iban a más según pasaba el concierto y estaba claro que Teresa estaba tan sorprendida como contenta, haciendo bromas, comentando cualquier mínimo detalle y hasta confesando que "Llévame a dormir" era una canción que le daba mucha pereza. Para evitar esa pereza, volvieron al escenario Corazón y, autoproclamándose "las Marta y Marilia del indie", tocaron la canción y salieron airosos, a pesar de equivocarse con la letra. Mientras tanto, Teresa aprovechó para cambiarse de vestido (se puso el que aparece en el vídeo de "Posponías") y al ritmo de "Fotos" reapareció como una diva.

En esta segunda parte fue donde acabaron de triunfar, sacando la artillería pesada con algunos de sus temas más populares, dejando a todos sin respiración: "Posponías", Pío Pío", "Tu perrito librepensador", la épica versión de "Vamos a casarnos" de Hidrogenesse (que no fueron, porque estaban de vacaciones en Roma) y "Mr. Shoji".

A pesar de que el concierto había sido largo y completito, el público pedía más, y Single obedecieron e hicieron unos bises bastante bizarros, sobre todo por la reinterpretación del "Dime quién eres desconocido vecino", presentada por Teresa como "una canción de una señora como yo, solo que yo no me llamo Lucía Bosé", y el homenaje a Gregory Isaacs que se esconde en los samplers de la versión de "Cabeza cuadrada" de Terry IV.

Un show impecable, que dejó a todo el mundo satisfecho y con ganas de más, y que no hace más que reafirmar a dos de las bandas más personales de nuestra escena, que no se prodigan mucho en directo y que hacen de cada concierto un momento único, un evento a recordar. Desde luego, el mejor concierto de Single al que he asistido, y han sido varios.

Fotos: Henar Ortega

[flickr set=72157625444240528]

To Top