Publicidad

Cloud Nothings, La(2) de Apolo (24/02/2019)

Autor: | @stapeppis

Cloud Nothings son pura intensidad y desenfreno. Esa es su carta de presentación y así lo acredita su discografía, que cuenta ya con seis álbumes de estudio. El cuarteto de Cleveland ha pasado por nuestro país (Donostia, Madrid, Valencia y Barcelona) para presentar su último trabajo, Last Building Burning, producido Randall Dunn (Marissa Nadler, Sunn O))), Anna Von Hausswolff) y que vio la luz el pasado mes de octubre de la mano de Carpark Records. Con apenas ocho canciones, es un disco corto (35 minutos) en el que parece sintetizarse la energía de un directo y que vuelve la esencia de sus primeros trabajos, Here and Nowhere Else y Attack on Memory, con un sonido más agresivo, retomando velocidad y desmarcándose de su anterior disco, Life Without Sound, en el que la banda había suavizado su tono rabioso.

Los encargados de abrir boca fueron el dúo Yawners, formado por los jóvenes Elena Nieto (guitarra y voz) y Oliver Pahino (batería y coros). Con temas breves y melodías inmediatas, su estilo desvela una clara influencia del indie rock y el skate punk de los noventa. A semanas vista de presentar su debut, Just Calm Down, su propuesta pareció ser bien recibida por un público sonriente, animado y cada vez más numeroso.

Y si decíamos que Cloud Nothings venían a presentar su último disco, eso hicieron: lo tocaron entero y en orden, de principio a fin. Eso sí, su trasladado al directo se alejó bastante del trabajo de estudio. ‘Dissolution’, el tema más expansivo y exuberante y que suelen tocar de manera distinta en cada concierto, se desvió especialmente. Empezó laberíntico y se fue transformando en una especie de jam que enardeció a unas primeras filas que hacía rato que hacían sus pinitos con el crowdsurfing. A los ocho temas de Last Building Burning siguieron seis más de sus tres últimos trabajos. El setlist fue el mismo que han ido repitiendo a lo largo de su gira europea, sin sorpresas.

Tras su desdichado concierto en Madrid hacía un par de días, donde los problemas de sonido fueron tales que la propia promotora tomó la decisión de devolver el dinero, en Barcelona estábamos tranquilos. Desde su remodelación a finales de 2017, La(2) no nos ha dado mayor disgusto y es sin duda una de las salas con mejor sonido de toda la ciudad. Pese a la buena acústica de la sala, lo cierto es que la guitarra de Chris Brown no era audible como la del también vocalista y líder de la formación, Dylan Baldi. El bajo de TJ Duke sonaba ahogado y la batería de Jayson Geryczy avasallaba con frecuencia a guitarras y voces. Minucias a parte, la potencia de su frenético directo excitó al público, que se enzarzó en un pogo tan desabrido como bochornoso. Carolinos Durantes pogueando con tal gracia que incluso Baldi se atrevió a soltar un sarcástico “this is entertaining”.

Sí, Cloud Nothings son una banda sólida e hicieron gala de la intensidad y el desenfreno que les caracteriza, pero no me convencieron y la rabia que descargaron a través de su música no logró impresionarme. Hacia la mitad del concierto, cuando sonaban los primeros acordes de ‘Now Hear In’ y Baldi entonaba “I go outside and see all these things that should be real. Come on, you’re a part of it, can you breathe or can you feel?”, mi cabeza ya estaba puesta en el trozo de pizza que iba a comerme al salir. Nada que ver con la experiencia atronadora cercana al apocalipsis que había imaginado.

Fotos: Alejandro López

 

To Top