Publicidad

Chico y Chica, Razzmatazz, Barcelona (18-12-2010)

chicoychicabcn2010

Hacía mucho tiempo que Chico y Chica no daban un bolo. Los amantes de estos Austrohúngaros ya teníamos ganas. Fue con motivo del décimo aniversario de la sala Razzmatazz que volvieron a la palestra. Eso sí, la espera ha merecido la pena, ya que esta temporada desaparecidos de los escenarios se han dedicado a crear nuevos temas con su sello de siempre. En el Pop Bar no cabía un alfiler esa noche, todos atentos al repertorio que iban a cantar. Todo era nuevo con regusto a sus grandes temas de siempre, y para el bis se dejaron la que es ya un clásico en su discografía: Bomba Latina. Además de eso, hubo un par de monólogos absurdistas de esos que les (y nos) gustan tanto.


Ella ejerció de maestra de ceremonias: desdoblaba su personalidad y entre canción y canción se convertía en una periodista simpatiquísima que hacía preguntas estúpidas a unos tales “Chico-Chica”. Llevaba puestos los cascos más grandes del planeta de la radio y al final del concierto les regalaba la cerilla más pequeña del mundo. Esta trama ya nos la habían adelantado en la publicidad del concierto. Iban vestidos con pieles y encaje negro; ella una coleta muy gitana, él decolorado y con barba larga.

En cuanto a los temas nuevos, una balada muy graciosa en plan Coméntele a elladile que no me referencie, voz de pito serás tú)” y cuatro temas rompepistas que recordaron mucho al . París para una (Paris for one), sobre una chica que podría ser nuestra cuñada, o nuestra vecina, que va a París y le sienta fenomenal: “manoletina o zapato-tango, lo importante es que descanse el pie”. Al circo, probablemente la mejor, larguísima y con una letra complicadísima: “la serpiente ya no sale ni a escobazos, la fuerza bruta del hombre”... Otra fue una canción que corresponde al número final de Beds, un musical que se han inventado, inspirada en la secuencia final de Los puentes de Madison: “fisga en mi bolso, estoy empantanada”. La última de las nuevas fue La familia investigadora, sobre una vieja que resuelve misterios, inspirada en Agatha Christieahora vas tú, te van a pescar”.

Y antes del bis con Bomba Latina se cascaron un monólogo sobre dos viejas de 71 y 85 castañas que recorren África y lo encuentran todo muy desangelao y ponen una queja. La verdad es que la noche fue muy divertida. Estaban por allí los Hidrogenesse muy atentos al espectáculo. Hasta hubo fans que les llevaron un ramo de flores; otros bombones que eran miniaturas de botellas, chupitos envueltos en chocolate, para que no decayera la sana costumbre de buenos lingotazos en vivo. Después del concierto pinchaban DaniPatch (que con su divertida selección musical hizo mover el esqueleto a todo bicho viviente), y Pablo Rivero (quien nos sorprendió con su tendencia al house estilo año 2000).

Fotos: Henar Ortega y Andrea Buch

[flickr set=72157625842148258]




To Top