Publicidad

Camera Obscura, Heineken, Madrid (8-10-09)


No cabe duda de que Camera Obscura tienen una estupenda relación con España gracias al sello madrileño Elefant o a festivales como el de Benicassim, que fueron los primeros en apostar por ellos hace ya unos cuantos años.


Y lo pudimos comprobar: el público madrileño, que casi llenaba la sala Heineken, tenía ganas de ver cómo se las apañan en directo los escoceses, ahora que son mundialmente conocidos. Para su gira española se han traído un cartel de lujo: los Mancunianos Magic Arm y sus vecinos The Starlets. Desgraciadamente, ninguno de los dos grupos llegó a conectar del todo con el público, y es que ya sabemos lo duro que es telonear a las estrellas, aunque ambas bandas (sobre todo The Starlets) están realmente bien y no eran grupos desconocidos para gran parte de la gente que estaba en la Heineken.

A las diez en punto salieron Tracyanne Campbell y los suyos al escenario, dispuestos a presentar el que  ya es su cuarto álbum,  My Maudlin Career. Y eso es lo que hicieron durante los primeros cuarenta y cinco minutos de actuación, donde sólo se olvidaron del nuevo trabajo para recuperar Teenager, una de las pocas concesiones a sus dos primeros discos.

Tras tocar las mejores y más movidas canciones de su ultimo álbum (French Navy, Swans o Honey In The Sound), decidieron cerrar la primera parte de su concierto con los tres hits de su anterior trabajo; con Let’s Get Out Of This Country, If Looks Could Kill y, sobre todo, con Lloyd, I’m Ready To Be Heartbroken, se vivieron los mejores momentos de la noche. Tras un bis en el que cayeron la preciosa Eighties Fan y Razzle Dazzle Rose, se despidieron después de poco más de una hora de concierto –saben que su propuesta es un poco repetitiva y termina cansando al personal–. Aun así, no cabe duda de que su directo ha mejorado con los años y que, a pesar del sonido tan saturado de la sala Heineken, dieron un concierto bastante apañado, y eso que la voz de Traceyanne (una de las grandes bazas del grupo),  no estaba al cien por cien esa noche.

 

To Top