Publicidad

Brad Mehldau Trio, Teatro Lara, Madrid (17-03-2014)

Autor:

“Están aquí todos los pianistas de Madrid”, medio bromeaba alguien de entre el público. Considerando la cantidad de corrillos de gente del “gremio” saludándose y diciéndose cosas como “¿Tú también? Estamos todos” es muy posible que fuese cierto que una gran parte de los que tocan el piano de una  manera más o menos profesional en la capital estuviesen allí para rendir pleitesía a Brad Mehldau y su “famosa” mano izquierda.

Acompañado por Larry Grenadier al contrabajo y Jeff Ballard a la batería, Mehldau fue el encargado de inaugurar el séptimo Ciclo 1906 de Jazz ayer en el teatro Lara de Madrid.

Aunque el pianista ha explorado varias corrientes musicales a lo largo de su carrera, en esta ocasión se centró en sus discos para trío, incluido el más reciente: “Where do you start”.

Posiblemente Brad Mehldau es uno de los representantes de la escena jazz contemporánea más conocido fuera de esa escena (su acercamiento a otros estilos y sus conocidas versiones de temas pop y rock tienen en gran parte la culpa), pero la audiencia congregada en el teatro Lara distaba mucho de ser un grupo de neófitos esperando oír “esa versión que hace de Radiohead”.

Las cuestiones más técnicas se las dejaré a quién sepa de ello y le interese (no es el caso), pero no hay que ser ningún experto en jazz para apreciar el talento y el personal estilo del señor Mehldau. Muchos de los temas escogidos de entre su repertorio para el concierto de la noche del lunes empezaron casi como standards reconocibles, para luego ir mutando, retorciéndose, alargándose, y volviendo al principio con una “falsa naturalidad” pasmosa. Porque el pianista americano tiene esa capacidad de hacer que lo complicado parezca fácil que solo algunos músicos poseen.

El público (que ya venía convencido de casa y guardó silencio sepulcral desde la nota inicial a la final de cada tema), aplaudió y vitoreo a los tres músicos que tras dos bises abandonaron el escenario del teatro tras unas dos horas de (no solo) jazz.

Los pianistas de Madrid ya tienen santo patrón.

To Top