Publicidad

Blood Red Shoes + The Last 3 Lines, Razzmatazz 3, Barcelona (13-05-2008)


Podríamos acudir a la sabiduría popular para resumir en una línea el paso de Blood Red Shoes por la ciudad condal: en trece y martes, ni te cases, ni te embarques… ni des conciertos.


No lo digo por los barceloneses The Last 3 Lines que sonando mucho más agresivos y mirando más hacia la densidad del stoner rock y la psicodelia que hacia la urgencia bailable del postpunk (justo al contrario que en su recomendable álbum “You are a deep forest”), demostraron no temer a las supersticiones. Solidez instrumental y algunas canciones notables como “Sometimes the trigger” o “Myriana” que les pueden llevar muy lejos en cuanto tengan más tablas y mejoren una puesta en escena quizá demasiado fría. Bravo.

En cambio, aunque el día nefasto por excelencia en los países anglosajones sea el viernes 13, alguien debió explicar a Laura-Mary Carter que estando en Barcelona es de los martes de lo que hay que preocuparse. Igual por eso la chica salió con el pie izquierdo a tocar con cara de niña enfurruñada, mirando al suelo y prácticamente haciendo pucheros durante todo el concierto, entre constantes quejas al técnico de sonido porque al parecer sólo escuchaba su voz (“demasiado fuerte”) por los auriculares. Y claro, con el 50% del grupo gritando a pleno pulmón “ya no juego, ea” con su actitud y lenguaje corporal, se hacía difícil transmitir algo positivo al público. Steven Asnell, por el contrario, hizo lo imposible por levantar la actuación con su tremenda y energética batería, pero ni eso ni el hecho de que temas tan efectivos como “It’s getting boring by the sea” o “You bring me down” se vean pero que muy beneficiados a alto volumen y con cierta dosis de suciedad en el sonido, impidieron la injustificable espantada de Laura a media actuación. Chica, que poco aguante al primer problema. ¿Acaso no buscas recuperar algo del espíritu del grunge y las Riot Grrrls? ¿Acaso importa que el sonido no sea perfecto si se pone pasión y energía en unas –excelentes- canciones que piden ser gritadas entre distorsiones eléctricas? En fin, unos veinte minutos de nueva prueba de sonido después, realizada entre escasos aplausos y algún provocador grito reclamando a los teloneros, Blood Red Shoes volvieron con idéntica actitud por parte de Laura, a pesar de ser recibidos con palmas y gritos de ánimo de las primeras filas. Desgranaron un par de temas más para finalizar con una muy potente “I wish I was someone better” que hizo bailar al público pero no consiguió maquillar la actuación de la guitarrista. Y lo más triste es que al fin y al cabo no sonaron nada mal. Una auténtica lástima que Laura, al parecer, no pudiera oírlo.

Fotos: Xou Lee Ta


The Last 3 Lines


Blood Red Shoes


Blood Red Shoes

 

 

 

To Top