Publicidad

Belle and Sebastian, Porta Ferrada, Sant Feliu de Guíxols (26-07-2014)

Autor:

Dentro de la ecléctica propuesta que ofrece el Festival de la Porta Ferrada en su edición número 52, donde convergen artistas de la talla de Sílvia Pérez Cruz y Raúl Fernández o Crystal Fighters con otros como Malú, asistimos el pasado sábado al concierto de los escoceses Belle and Sebastian, en la que fue la primera de sus dos únicas fechas de este año en nuestro país.

Arropados por la calidez de la Costa Brava y teniendo como marco de operaciones un lugar idóneo para un evento musical en estas noches de verano, el puerto de Sant Feliu de Guíxols, ofrecieron un show bien engranado, con pocas sorpresas pero efectivo, dirigido a un tipo de público que distaba mucho de ser el habitual asistente a sus conciertos. Allí se mezclaron verdaderos fans del grupo con veraneantes de la zona y familias que incluyeron en su agenda del día la asistencia al festival. Una combinación de gente dispar que dio la bienvenida al grupo de buenas maneras, sin estridencias, mientras éstos aparecían en el escenario entre los acordes de “Song of the Clyde“, cancioncilla de acompañamiento que probablemente sea un chiste interno de la banda, interpretada por Kenneth Mckellar, que a juzgar por las portadas de sus discos debe ser como un Manolo Escobar a lo escocés.

Una vez en sus posiciones los de Glasgow empezaron el concierto con los destellos electrizantes de “Judy is a dick slap” seguida de éxitos como “I’m a cuckoo” o “Like dylan in the movies”. Tras ello Stuart Murdoch rompió el hielo presentado el show en inglés, castellano y catalán, con ayuda de los músicos: “Hola, somos escoceses. Estamos muy contentos de estar otra vez en Cataluña. Tocaremos algunas canciones antiguas y otras no tan antiguas. Esta es muy antigua”, refiriéndose a “Dog on wheels”. Una descripción sencilla de lo que en efecto tuvo lugar, un repaso por distintas épocas del grupo donde un fan aventajado supo detectar un juego de luces en el escenario entre cada canción y el color de su álbum correspondiente. La banda continuó con “Dirty dream number two e If she wants”, que hicieron entrar cada vez más en calor a un público algo pudoroso de entrada. El propio Stuart Murdoch fue entregándose in crescendo a la causa, marcándose un baile explosivo en los primeros acordes de “I want the world to stop”, donde logró al fin que toda la audiencia se viniese arriba. Tras ello desapareció del escenario para volver enarbolando una bandera con el escudo de un zorro, en referencia a la canción “Fox in the snow”,en lo que él proclamó la Nación Independiente de Belle and Sebastian.

Tras interpretar “Piazza, New York catcher” sentado en el escenario Murdoch dio la réplica a Stevie Jackson con “(i believe in) travellin’ light”. Continuando en la línea de clásicos, a “My wandering days are over” le siguieron “We are the sleepyheads”,I didn’t see it coming” y “She’s losing it”. Entre canciones, Murdoch aprovechó para destacar la preciosa panorámica de los barcos en el puerto. Nos preguntábamos si en esta ocasión, en un contexto tan diferente al que están acostumbrados a moverse en nuestro país, la banda también invitaría a subir a los fans al escenario, como marca la tradición. En efecto fue así y “The boy with the arab strap” fue acompañada por los bailes de una veintena de seguidores. Hubo selfies, grabaciones de móvil, fotos hechas a un palmo con la tablet, hasta el punto de que Murdoch pidió, de buen rollo, que la gente guardase sus dispositivos varios para poder chasquear todos juntos los dedos al final de la canción. La orgía festiva sobre el escenario continuó con “Legal Man“. Los fans volvieron a la pista y la banda se despidió disparando un último dardo certero con “Get me away from here, i’m dying”, tras la cual abandonaron el escenario mientras el público reclamaba los bises golpeando con los pies sobre la tarima que hacía de pista. Hubo un único bis, “Me and the major”, que puso punto y final a un buen concierto en una noche y entorno propicios donde solo algunos echamos de menos que Belle and Sebastian avanzaran algo de lo que será su futuro nuevo álbum, previsto para otoño de este mismo año.

Fotos: Nacho Ruiz y Xou Lee Ta

To Top