Publicidad

Belle and Sebastian, Heineken Jazzaldia, San Sebastián (26-07-2013)

Autor: | @siguesiguepop

Durante unas horas en la tarde-noche del pasado viernes, todos temimos por la cancelación del concierto de Belle and Sebastian en la playa de Zurriola de la capital guipuzcoana. La lluvia, en esa forma de espeso e incómodo sirimiri, se había apoderado de la ciudad y varios conciertos del festival de jazz se habían tenido que suspender debido al mal tiempo. Sin embargo, la organización del festival anunció a eso de las diez de la noche que sí, que el grupo de Stuart Murdoch se iba a subir al escenario Verde como estaba planeado, para sorpresa de muchos, algunos de los que incluso habíamos hecho más de dos horas de viaje solo para verlos.

Menos de cinco minutos de retraso y una melodía del folklore escocés empezó a sonar. Allí estaban Belle and Sebastian sobre el escenario, en un formato maxi que incluía a cuatro músicos donostiarras junto a los habituales Stuart, Stevie, Sarah y compañía. Empezaron la la instrumental “Judy is a dick slap” y no se anduvieron mucho tiempo con chiquitas, para hacernos entrar en el juego, las dos siguientes fueron “I’m a cuckoo” y “Le pastie de le bourgeoisie”, esta última una de las más aplaudidas de la noche. Afortunadamente los de Glasgow me hicieron olvidar fácilmente la fallida actuación que les había visto por última vez, en el Primavera Sound de 2011.

La simpatía del grupo se contagió pronto entre el público y hubo lugar para que alguien de las primeras filas se subiera con ellos a bailar algunas canciones (la segunda vez se les fue de las manos) e incluso para que el simpático Murdoch se bajara a ver al público de las primeras filas, ya que el escenario está especialmente alto y lejos de los fans. Muchos momentos para recordar como los de “If you’re feeling sinister”, “The boy with the arab strap” o “Legal man”, algunas de sus mejores canciones de su época heroica, y la verdad es que ninguno para olvidar fueron haciendo de la hora y media de concierto algo que no podremos olvidar fácilmente. Si acaso, por poner un pero, diré que no sonó nada de “Tigermilk” ni de “Fold your hands child, you walk like a peasant”, dos de los discos favoritos de muchos fans del grupo.

La cosa fue ganando en intensidad y en regocijo para los asistentes hasta tal punto que el bis con “The blues are still blue” y la maravillosa “Get me away from here I’m dying” supo a poco, pero no había nada que reprochar, habíamos vuelto a ver un concierto de los verdaderos Belle and Sebastian, esos que nos emocionan de verdad.

Foto: siguesiguepop

bellajazzstuart

 

To Top