Publicidad

Beach House, La Riviera, Madrid (22-11-2015)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Beach House han tenido un fin de semana español en el que se han dado un gran baño de masas. Tras sus dos citas en Barcelona, donde colgaron el cartel de completo las dos noches, terminaron su gira española en Madrid, en una sala La Riviera llena hasta la bandera. Por eso no resultó extraño encontrarse con una Victoria Legrand mucho más contenta de lo habitual, gastando bromas con el público, e interactuando con el mismo varias veces durante la velada. Pero lo importante de la noche fue su música, y el ver como los de Baltimore han cogido soltura en este tipo de recintos tan grandes. Algo que les faltó en su anterior visita a Madrid.

Una de las dudas de la noche era la conocer cuál de sus dos nuevos discos iba a salir vencedor en el directo. En la jornada de ayer nos dejaron muy claro que, aunque ellos se empeñan en decir que “Thank Your Lucky Stars” es un trabajo más, y no uno de caras-b, su prioridad ahora mismo es “Depression Cherry”. En su noche madrileña apostaron por este trabajo, llegando a tocar hasta cinco canciones, que casaron maravillosamente con algunos de los mejores temas de su repertorio. Y es que, en directo sí que impregnan esos cortes de pasión y épica, que es justo lo que falta en el disco. Esto, unido a una puesta en escena simple, pero realmente efectiva, hizo que ‘Levitation’, ‘PPP’, o ‘Space Song’ estuvieran a la altura de las circunstancias. Pero claro, si los comparamos con los tres temas que sonaron de “Thank Your Lucky Stars” (en esta web somos más partidarios de este trabajo), la cosa cambia. Uno de los mejores momentos de la noche fue ‘All Your Yeahs’, que nos presentó a unos Beach House diferentes, mucho más oscuros e intrigantes. A Victoria Legrand le sienta muy bien enchufarse a la guitarra y no depender tanto de los teclados. Así, al menos, no parece que estamos escuchando la misma canción todo el rato.

El dúo, cuarteto en directo, de Baltimore optó por un repertorio extraño. Principalmente porque se dejaron en el tintero canciones como ‘Used To Be’ o ‘Norway’, que son dos pilares de su discografía. Evidentemente, fuera de sus nuevas canciones, “Bloom” fue el disco que tuvo más presencia. No es de extrañar, ya que no hay quien se pueda resistir a la intensidad de ‘Wishes’, que fue otro de los mejores momentos de la noche. O ver como se te eriza el pellilo de los brazos con el épico punteo de ‘Myth’. También recuperaron algunos temas del magnífico “Teen Dream”, y de uno de ellos vino el momentazo del concierto. Lo de cambiar la caja de ritmos de ‘10 Mile Stereo’ por una contundente batería es un tanto efectista, pero funciona a la perfección. Además, sirvió para abrir la parte más “rock” del concierto, con canciones como ‘One Thing’ y ‘Sparks’, donde hubo distorsiones y postureo guitarrero. Algo que, definitivamente, deberían practicar más.

Para el bis se dejaron la parte más tranquila del concierto, y, ciertamente, tanto ‘10:37’ como ‘Somewhere Tonight’, resultaron un poco tediosas. Quizá, por todos los buenos momentos que habíamos vivido en la hora anterior. Afortunadamente, todavía tenían un cartucho en la recamara, y se dejaron para el final ‘Irene’. Y es que, si algo funciona, es mejor no cambiarlo. El último tema de “Bloom” es perfecto para terminar un concierto, y ya fue el encargado de cerrar su gira anterior. La volvieron a tocar igual de intensa y contundente que hace un par de años, y, la verdad, es que nos volvió a dejar igual de satisfechos.

Quizá, sus nuevas canciones, no están a la altura de las de sus anteriores trabajos, pero en directo suenan mejor que nunca, se les ve mucho más compactos, y la energía que despliegan encima del escenario les viene de maravilla.

Foto: Jackster (Solo-Rock)

To Top